Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar
Descartar

As your browser speaks English, would you like to change your language to English? Or see other languages.

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

  • Fecha de lanzamiento

    1 Enero 1986

  • Duración

    11 temas

Banda: Warlock
Disco: "True As Steel"
Fecha de publicación: 18 de agosto de 1986
Estilo: Heavy Metal

True as Steel es el tercer álbum de la banda alemana de heavy metal Warlock, lanzado en 1986.
Este disco marcó su primer éxito fuera de Europa, el single "Fight for Rock" figuró en los charts de la revista Billboard, y el videoclip de dicha canción recibió difusión televisiva, a través del programa especializado en heavy metal "Headbangers Ball", de la cadena MTV.

Lista de canciones:
1. Mr. Gold
2. Fight for Rock
3. Love in the Danger Zone
4. Speed of Sound
5. Midnite in China
6. Vorwärts, All Right!
7. True As Steel
8. Lady in a Rock 'n' Roll Hell
9. Love Song
10. Igloo on the Moon (Reckless)
11. T.O.L.

Crítica del disco:
La bellísima, la eterna diosa del Heavy Metal, Doro Pesch, la capitana buenorra de los Warlock, que ya contaba con "Burning the Witches" y "Hellbound" de su lado (dos discos de auténtica caña metálica, mega-hímnicos, superalimentados por la N.W.O.B.H.M. y el Hard 'n' Heavy que llovía desde USA) lanzaba "True As Steel" en 1986.

Menudo par de ovarios, joder. Lanzarse a conquistar el reino metálico teniendo un par de tetas (un buen par de tetas, acoto), y justo cuando los grandes del mercado clásico (Priest, Saxon, Scorpions, Quiet Riot, Mötley, Maiden, Accept o W.A.S.P.) eran más grandes que nunca. Reyes con su castillo y todo. A ver quién era el majo que les usurpaba el trono. Pocos imaginaban, y más en el reino del Heavy Metal, que una tipa, una alemana, les iba a decir :"Eh, mamones. Aquí. Soy Doro Pesch. Soy auténtica como el acero y vengo a quedarme. O me dáis un reino o me lo busco yo. Pero vengo a quedarme por años. Tú, Rob Halford, ¿Eres el rey? Bien. Pues yo seré la reina". Con los años, y en plena etapa extraña del bueno del tito Halford, ambos lucharon por ser la reina. Pero eso es otra historia, hehehe.

Por fín, trás dos portadotes desafortunados (un dibujo fanzinero del que mejor nos olvidamos y una foto cutre-casposa, y digna de póster de la Superpop), uno que mola. Reminiscencias al "Metal Heart" de Accept, pero con su propio sello. Un corazón metálico el de Doro. Y a más no poder. Y forjándose, por siempre, en auténtico acero germano. Momento para el recuerdo.

Tercer duelo, disco que debe ser importante. Con el primero, zas, te das a conocer. Con la segunda movida hay que ser mejor, más punzante, más hímnico. Con la tercera, quieras o no, debes dejarte la piel. Es una norma extraña, pero se suele cumplir. Llega a tu tercer disco con esmero, con nivel, plántate con unos buenos temas, suda bien la camiseta y se te considera icono. A Doro le salió bien.

Al tajo…

"Mr. Gold" se planta ante nosotros. Hora de mover el esqueleto, hermano. Onda speedico-desgarrada, corera, compacta, muy Priest, muy Accept. Los seis cuerdas cumplen, atajan el camino a base de buen riffeo y chicha solista, nada a lo Malsteem, pero con jugo, y la voz de la dama, ala, en un gran momento de forma. Joven, audaz, atrevida. Así suena la némesis de mucho "macho men" de cartón piedra en el mundillo. Con cojones.

Templanza, colega. Hora de aguntar una buena tormenta de acero eléctrico. Protege tu culo. A cubierto. "Fight For Rock" (medio tiempo chulote, con su gomina, de nuevo muy Priest), la dokkeniana "Love in the Danger Zone" (de lo mejorcito de la banda, y pocas veces tocado en vivo), "Speed of Sound" (material muy de la era "Burning the Witches"), "Midnite in China" (descacharrante trote, hermanos. Y con la rubia encendida como una puta antorcha) y la deliciosamente simplona (aunque encantadora, algo así como un tiburón mascando tus piernas a toda mecha…ñaca,ñaca,ñaca, cruuunch…) "Vorwärts, All Right!", cumplen que da gusto. Metal por un tubo. Montaña de cuchillos, tenedores y cucharas (el sonidazo no es todo lo que 1986 daba de sí) mega-estruendosa. No es acero británico, nene. Es alemán. No están por mierda. Enchufan, rugen y se van a beber una buena cerveza. Más es perder el tiempo. Hay que ganarse el estatus de diosa, hay que irse, y pronto, de gira y hacer temblar a las audiencias de medio mundo. No hay tiempo para pasarse meses en el estudio. Qué coñazo.

"True As Steel". Hora de levantar el puño. Y encender el mechero. Guarda el puto teféfono, macho. Si parece una puta linterna futurista. Eso es anti-heavy. No me seas cutrón, cucaracha. El momentazo del disco y quieres dejar ciega a Doro. Uno de los temas que más cipotona se la ponen a un soldado de armada clasicorra y lo quieres estropear. Fuera. Volverás cuando seas un hombre. Nosotros, claro, a lo nuestro, a dejarnos llevar por algo que, simplón, aún sin un trabajo detrás que lo pueda hermanar con los mejores himnos que se parieron en el momento (que no fueron pocos), da un gusto que es demasiado. No es como follar. Es más bien una onda experta felatriz. No es la más, pero te deja extasiado. Eso es "True As Steel". Extásis baratero, himno de andar por casa, sin solazos que queden impresos en el firmamento, sin alaridos que le planten cara a nada sacro, pero que, sin saber cómo ni porqué, arrasa. La magia ochentera, imagino. Mucho ente andaba tocado por fuerzas extrañas. Debía ser por tanto pacto con el maligno y polladas de esas, digo yo.

"Lady in a Rock 'n' Roll Hell", "Love Song" (que parece una precuela de su amado "Für Immer"), "Igloo on the Moon (Reckless)" y "T.O.L." finalizan el tercer puñetazo de Doro. Más guitarras que crujen al chocar, más gasolina para la garganta y unos buenos temitas para mover el cabezón.

Un disco que impactó en su momento, pero que el paso de los años, quizás, le hace perder relevancia. No obstante, entrañable a rabiar. Poderosa Doro, sin duda. Y en un momentazo. Pero el disco, chaval, innova poco y vende motos demasiado peques en comparación a las que nos rodeaban entonces.

Formación:
Doro Pesch: Voz
Niko Arvanitis: Guitarra
Peter Sgizeti: Guitarra
Frank Rittel: Bajo
Michael Eurich: Batería

Editar este wiki

¿No quieres ver más anuncios? Actualízate ahora

Álbumes similares

Sesiones

API Calls