Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar
Descartar

As your browser speaks English, would you like to change your language to English? Or see other languages.

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

  • Fecha de lanzamiento

    30 Octubre 1983

  • Duración

    7 temas

Banda: Mercyful Fate.
Título del disco: "Melissa".
Fecha publicación:30 de octubre de 1983
Estilo: Heavy Metal

Melissa es el álbum debut de la banda danesa de heavy metal Mercyful Fate. Lanzado al mercado en 1983 por la compañía discográfica Roadrunner Records, este LP contiene siete temas de gran factura, entre los cuales se encuentra «Satan's Fall» con una duración de once minutos, también se puede apreciar un marcado metal progresivo en sus ritmos. Siete obras de inmenso valor bastaron para posicionar a esta banda en un sitial muy alto dentro de las grandes leyendas del género. Además fueron propulsores junto a Venom de lo que se manejó en aquel entonces como black metal, donde a un grupo se le encasillaba en este sub-género por sus letras, no por la forma de hacer música, tal y como se hace hoy en día.

En el año 2005 Roadrunner Records re-publicó este álbum con material extra, incluyendo un DVD con tres melodías en directo.

Lista de canciones:
1. Evil
2. Curse Of The Pharaohs
3. Into The Coven
4. At The Sound Of The Demon Bell
5. Black Funeral
6. Satan's Fall
7. Melissa

Crítica:
Fue escuchar el comienzo de Evil en la radio y prácticamente salir pitando a una conocida tienda que vendía discos de importación. Los vinilos traídos de Inglaterra costaban más del doble que los de las tiendas normales, pero aquella grabación no estaba editada aún aquí y yo quería escuchar de nuevo “eso”. Y no paré de hacerlo durante meses, tal era la riqueza del contenido y tal era mi hambre de esa música que pedía a gritos ser saboreada y, a la vez, descifrada.

Veintipico años después, todavía es uno de mis discos de cabecera; siempre vuelvo a escucharlo y siempre me vuelven a sorprender nuevos detalles, nuevos sonidos de los que no me había dado cuenta. En definitiva, me ha logrado satisfacer a la vez en etapas de menor o mayor madurez musical, y mientras yo lo voy disfrutando él va envejeciendo con la nariz bien alta, como ocurre con las cosas hechas con seriedad, esos pocos objetos artísticos que persiguen una calidad por encima de lo habitual.

Lo mejor estaba aún por venir: el sublime Don’t break the oath nos esperaba a la vuelta de la esquina. Pero Melissa ya apuntaba unas maneras interesantísimas, desmarcándose del prometedor EP que lo precedía y mostrando a un grupo de jóvenes (hay que ver la cara de niño de Hank Shermann en la foto del papel interior) que sonaban ya como unos catedráticos del metal.

La mezcla de factores era una combinación nueva, interesantísima para unos y repudiada por otros: no se podía ignorar el falsete de King Diamond, los cambios de ritmo continuos ni ese satanismo de aspecto tan real que, aunque era preciosista y barroco en sus formas, daba como mal rollito. Y es que podía ser tomado como una especie de cómic o inocua película de miedo, pero no tenía ni un ápice de ironía o de chiste… con lo cual también podía ser entendido como un mensaje real, ¿por qué no, si muchos de los que lo escuchábamos no nos afeitábamos aún? Lo que nadie puede negar es que eran ya un pedazo de grupo de rock de los que no abundan.

De las canciones no quiero decir mucho, porque cambian tan continuamente de rollo que para mí no son siete canciones, sino una sinfonía larga de la que me gusta todo, y que tiene seis paraditas para respirar un poco. Quizá lo más destacable sea un par de clímax: el final de Satan’s fall y el rabioso desenlace de Melissa, la canción que cierra el telón y que es en sí misma lo que el disco entero: un pequeño universo plagado de estados de ánimo distintos.

Editar este wiki

¿No quieres ver más anuncios? Actualízate ahora

Álbumes similares

Sesiones

API Calls