Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar
Descartar

As your browser speaks English, would you like to change your language to English? Or see other languages.

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

  • Fecha de lanzamiento

    23 Octubre 2015

  • Duración

    10 temas

Banda:Alquimia
Titulo del Disco: "Espiritual"
Año de publicación:2015
Estilo: Power Metal/Metal Sinfónico

Lista de canciones:
1. Indomable (05:57)
2. La flor en el hielo (05:15)
3. Éxodo (05:22)
4 . Caballero blanco (04:49)
5. El ocaso de los dioses (05:00)
6. Espiritual (04:45)
7. Vulnerable (04:21)
8. Sol negro (06:44)
9. Morir por nada (05:19)
10. Almas unidas (05:09)

El proyecto “Alquimia” de Alberto Rionda ha sido uno de los mayores focos de atención de la escena Metal-hispana de los últimos años, y no por pocas razones, aunque una de las más cundidoras, y que alegró a gran cantidad de metalheads (incluyendo a un servidor) fue el hecho de que el maestro músico asturiano regresaría a sus raíces de Power Metal de los primeros discos de Avalanch. Así comenzó un proyecto que seguiría en boga y en dura construcción hasta día de hoy.

En efecto, con Alquimia (y una formación acojonante, entre los que se encuentran Israel Ramos y Chez García) se tornó el regreso al Metal más melódico, algo que muchos echábamos en falta. Valga decir que el debut “Alquimia” poco tenía que ver con álbumes como “Llanto de un Héroe” o “El Ángel Caído”. En 2013 tratamos con una muestra de Power Metal melódico, con fuertes tintes sinfónicos y neoclásicos, aunque bastante sombrío y maduro.

Dos años después, este 15 de septiembre presenciamos el estreno de su esperadísimo segundo LP, “Espiritual”, dejándonos la boca hecha agua con esa magnífica portada (una vez más, obra del gran artista Luis Royo). Gustoso que una bella fémina abra las puertas de cada álbum de estos músicos alquimistas.

Rionda y los suyos demuestran estar firmes y a prueba de cañón. Así, esta segunda obra comienza dando energía a saco, sin introducción ni monsergas. Con "Indomable" se desencadena una vorágine de contundencia neoclásica y sinfónica-progresiva, Alquimia en su máxima amplitud (con estribillo marca de la casa), y, por no dejar resquicio sin pulir, ofrece, en su riquísimo instrumental, una auténtica orgía melómana de cuerdas pulsadas y frotadas. Clásico inminente, se dijo.
"La flor en el hielo" se presenta más relajada y románticamente primaveral, muy al más limpio estilo de Avalanch, siendo, sin duda, de las canciones que más llegará a los fans. Curiosamente, su estribillo se me asemeja bastante al clásico de Rata Blanca, “La leyenda del hada y el mago”, sin sonar a plagio, quepa aclarar, pues suena a Alquimia al ciento por ciento. Y añado y confirmo siguiente: Israel Ramos cada vez se sale más en su papel de vocalista, todo un fenómeno.

“Espiritual” sigue la misma dirección de “Alquimia”, aunque no sea por los mismos caminos, y es que ello no privará a la banda de instigar por nuevos senderos. En este sentido tenemos a "Éxodo", con unas melodías y tonos de guitarra y bajo bastante diferentes a los que la banda nos tiene acostumbrados. La función, per se, de la orquesta es bastante personal e interesante. Una buena propuesta, ante todo, sin embargo, también es la canción que menos ha sabido empatizar conmigo.
"Caballero blanco", por otra parte, nos devuelve de lleno ese neoclasicismo mágico, excéntrico, misterioso… alquimista, vaya. Destaco, sobre todo, su trabajada letra y el ingenioso espíritu de la orquesta, cuyo crescendo de base se va acentuando cada vez más y más.

Asimismo, "El ocaso de los dioses" es otra de las apuestas más experimentales, una pista lenta y distintiva en la onda de Éxodo, aunque mucho más acertada. Con una etiqueta musical condecoradamente única, es una expresión de altiva madurez, desde ese solo liderato de Alberto Rionda hasta la inmersión orquestal que imbuye la pieza, como si de los latidos de su corazón se tratara.
Volvemos a mirar en pos del Metal melódico de primera categoría, de la mano del tema titular, "Espiritual". La canción es despertada a través del sonido de sintetizadores, los cuales acaban por entremezclarse entre las guitarras y teclados rítmicos. Y hablando de teclados, para aplaudir está la enorme labor de Chez García, ¡magnífico!

"Vulnerable" es otra prueba de cómo llegar lejos sin sobrecargar ni sobreproducir el producto. Así, con ese curioso logro sonoro entre teclados y guitarras acústicas, la canción se desenvuelve en un entorno suave y armónico como el viento, una laxa tocata en la que la voz de Israel es acompañada y guiada por el bajo de Rubén Lanuza y la batería de Leo Duarte. Y no penséis que la canción peca de simplicidad, aconsejo una atenta escucha para descubrir su verdadera identidad, con más matices de los que, aparentemente, parece disponer.

Y bueno… "Sol negro". Qué decir de esta canción, la cual ya se mostró hace varios meses. Y es curioso, cuán rápida y fácilmente ha llegado al corazón de los fanes, que ya es considerada, por muchos, como una pieza indispensable de Alquimia, hecho fundamentalmente argumentable a consecuencia de su debut recital en la X edición del festival Leyendas del Rock, y… en directo funciona a las mil maravillas (creedme, por experiencia propia lo corroboro). Con explosión sinfónica incluida (un trabajo enorme a nivel productivo), se establece la irónica situación acerca de su notable parecido con “El lobo y el arca”, a ratos semejante. Y resulta irónico, porque “Sol negro” es tan excelente, tan majestuosa y magnífica, que puntos de ese carácter languidecen en comparación con la extensión de lo encontrado.
A estas alturas, parece complicado sorprendernos con algo nuevamente impresionante. Contra todo pronóstico, heme aquí, ensalzando la genial "Morir por nada". Ensalza unos primeros momentos algo chocantes, en los que el bajo y la batería nos darán la bienvenida a la más clásica usanza del Heavy Metal. No obstante, pronto surge su propia materia, puro Power Metal sinfónico, con uno de los estribillos más inesperadamente excepcionales de toda la colección.

Si algo demostró Alberto Rionda en el debut de Alquimia es que sabe bien cómo cerrar un disco a derechas. Lejos de saber lo que es decepcionar, se interpone entre el desenlace y el escuchante "Almas unidas", en el que la más brillante melodía (presentada nada más comenzar, a modo de a capella) será total y absoluta. Enérgica, poderosa y, sobre todo, proyección de un mensaje muy humano.

“Espiritual” es de esos discos que permanecen en la memoria mucho, mucho tiempo. Alquimia se las ha ingeniado para crear, por y para su público, una obra excelente de pies a cabeza.
Hay que decir, no obstante, que no es un disco perfecto, ni siquiera sobresaliente. Incluso, lo situaría un escalón por debajo del primer álbum de la banda. Para dejar las cosas claras, en ningún momento se alcanzan cimas tan altas como “El lobo y el arca” o “La morada del alquimista” (mucho menos la de este segundo ejemplo).
Sin embargo, Alquimia sí que propone un disco con verdadera actitud, un trabajo de producción sin igual, una formación con un estado de salud emocional y encomiable y, por qué no, verdadera música de alquimia de vida y azar. “Indomable”, “Caballero blanco”, “Morir por nada”… con un repertorio de esta talla habrá caña y motivos de sobra para estar presentes en lo que estos asturianos nos tengan reservado para el futuro cercano.

¿Te supo bien el primer paseo de Alquimia? “Espiritual” será un buen anticipo para seguir disfrutando del campo de gloria que, poco a poco, se están forjando a base de profesionalidad musical, entusiasmo y pasión. No por nada son una de las grandes promesas del panorama rockero hispano.
Cuatro cuernos medios para la capitanería del maestro Rionda, un lustroso 8.4/10, un verdadero chute para dar por finalizado este año 2015.

Formación:
Rubén Lanuza / Bajo
Leo Duarte / Batería
Alberto Rionda / Guitarra
Chez García / Teclado
Israel Ramos / Voz

Editar este wiki

¿Quieres dejar de ver anuncios? Suscríbete

Álbumes similares

Features

API Calls