Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar
Descartar

As your browser speaks English, would you like to change your language to English? Or see other languages.

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

  • Fecha de lanzamiento

    29 Marzo 1982

  • Duración

    13 temas

Blackout es el octavo álbum de estudio de la banda alemana de hard rock y heavy metal Scorpions, publicado en 1982 en Europa y en los Estados Unidos a través de Harvest/EMI y de Mercury Records, respectivamente. Al momento de su lanzamiento, se convirtió en su disco más exitoso —superando así a Lovedrive— ya que se posicionó en los top quince de varios países, incluso obtuvo el primer lugar en Francia. Este ascenso comercial también se vio reflejado en su gira promocional, debido a que llegó a ser la más extensa hasta ese entonces, con más de cien presentaciones en más de diez países.

Crítica:
Mallas, leopardo, cebra, peinados de caniche reglamentarios… los Scorpions de los 80 alcanzaron un grado tan espectacular de horterada que a veces parecían buscar el record Guinness ostentado por ABBA. Pero, si bien grupos como Saxon aspiraban a “ser como sus fans” –o quizá lo contrario– Scorpions se comportaban como los habitantes de una especie de elegante vitrina que se mira y no se toca. Su aspecto esperpéntico y sexual, al uso al fin y al cabo, iba respaldado por la solvencia de su ya por entonces larga carrera, y por una música directa, de un gancho incontestable, que sonaba como un cañón tanto en disco como en directo.

Con este disco los descubrí, y pronto supe por una entrevista a Matthias Jabs, el guitarra solista que sustituyera a Uli Roth, que hasta entonces no le habían permitido “soltarse la melena”. Así, sus aportaciones para Lovedrive y Animal magnetism se habían visto contenidas y reducidas a lo mínimo. ¡Qué error! Este guitarrista, que siempre se encontró entre mis favoritos, era sencillamente espectacular. Lo mejor que se podía hacer era dejarle tocar por todas partes, replicando, armonizando y parloteando allí donde su buen gusto le diera a entender. Sus continuas apariciones en este disco no restan un ápice de calidad o protagonismo a las canciones. Más bien al contrario, las hacen subir varios peldaños.

Perfectamente integrado en su papel, Rudolph Schenker construía riffs de piedra junto a los también sólidos Francis Buchholz y Herman Rarebell, que cimentaban las volátiles melodías del “Caruso” del grupo, Klaus Meine, un tenor privilegiado, un auténtico animal de escenario con una sensibilidad exquisita.

Toda esta interacción entre unos y otros músicos se puede disfrutar, como está mandado, en todos los himnos y hits de Blackout, entre ellos la canción que da nombre al disco o el super-single No one like you. Es un disco comercial, digestivo y fácil de escuchar para heavies y no tan heavies. Yo me quedo con su extraño y oscuro final: las tres últimas canciones nos llevan a otro terreno para mí más interesante. La bonita y rítmica Arizona, amable pero lánguida a la vez, la balada –como no– que cierra el disco (When the smoke is going down), y sobre todo la descomunal apisonadora que la precede: China white. No puedo menos que reflexionar lo siguiente: si todo el disco –y el resto de discos de Scorpions– hubiera tirado por este camino más árido, me gustarían el doble… pero a lo mejor no los conocería. Rasquémonos la cabeza.

Editar este wiki

¿Quieres dejar de ver anuncios? Suscríbete

Álbumes similares

Features

API Calls