Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar
Descartar

As your browser speaks English, would you like to change your language to English? Or see other languages.

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

  • Fecha de lanzamiento

    7 Noviembre 1981

  • Duración

    8 temas

Banda: Ozzy Osbourne
Título: "Diary of a Madman"
Diary of a Madman, en español: Diario de un loco, es el segundo álbum de estudio del cantante británico Ozzy Osbourne. Fue lanzado al mercado el 7 de noviembre de 1981 y remasterizado el 22 de agosto de 1995. Una versión alternativa apareció en 2002.
La RIAA le otorgó el certificado de disco de oro a Diary of a Madman (500.000 unidades vendidas) el 4 de enero de 1982, de platino (1 millón de copias vendidas) el 10 de mayo de 1982 y de multiplatino (2 millones de copias) el 11 de agosto de 1992

Lista de canciones:
1. Over the Mountain
2. Flying High Again
3. You Can't Kill Rock & Roll
4. Believer
5. Little Dolls
6. Tonight
7. S.A.T.O.
8. Diary of A Madman

Crítica:
Después del soberbio 'Blizzard of Ozz' del año justamente anterior, 1980, las apuestas por Ozzy y los suyos andaban de nuevo a la baja. Desde luego nadie dio un duro por ellos antes de lanzar su primer trabajo, pero mucho menos todavía cuando llegó el momento de refrendar el éxito conseguido, en forma de un segundo plástico.

Y bien; Como con Ozzy, uno siempre vive instalado en la polémica, todavía después de todos estos años, la controversia por discernir cuál entre 'Blizzard of Ozz' y 'Diary of A Madman' es el mejor disco de Osbourne, sigue vigente. Yo, me decanto por el segundo. Porqué? Eso mismo es lo que me disponía a explicaros…

Es cierto que 'Crazy Train' y 'Mr. Crowley' son temas irrepetibles, pero abordando el conjunto, 'Diary of A Madman' se me antoja un disco más redondo y bien acabado. Sin duda, nos hallamos ante uno de los trabajos definitivamente culpables de acabar de dar su forma final al Heavy Metal moderno, por un lado con la pasión incontenible y el carisma desbordante del irresistible Osbourne y por el otro, con el genio indiscutible de Rhoads y su capacidad inagotable para fusionar la contundencia del Hard Rock con la influencia neo-clásica de sus guitarras.

La montaña rusa comienza con un intenso redoble de Kerslake, y cuando solo han transcurrido tres segundos, Randy ya deja claro quien está al mando de la nave. Se ponga como se ponga quien sea, hay algo claro y es que por mucho Ozzy que sea Ozzy y por muchos galones que le cuelguen, aquí el jefe es Rhoads. Efectivamente, cuando un disco empieza con un tornado como 'Over the Mountain' nada puede ir mal.
En (02:29) te avisa, en (02:37) te saca el machete y para cuando abre el riff en (02:44) tu cabeza ya está rodando por el suelo. Hay muchos calificativos para definir el trabajo de este hombre, pero me quedaré simplemente con uno. Masivo.

'Flying High Again' nunca me ha convencido por su principio que suena algo forzado y pastelosillo, pero la cosa cambia cuando toca el estribillo. Afortunadamente, el tío Randy salva la papeleta con sus dedos milagrosos una vez más. El solo se sale por los dos lados.

Siguen 'You Can't Kill Rock & Roll' y 'Believer' ambas con un inicio muy calmo, pero que van creciendo a medida que transcurre el timing. La primera va camuflada de baladita, pero se arranca con uno estribillo bastante memorable, mientras que el medio tiempo de 'Believer' brilla merced a las galopadas de Rhoads justo encima del estribillo cantado por Ozzy. Este es un tema excelente. El riffing suena algo excéntrico y extraño, pero no deja de asombrar por su brillo, Que como no, viene de la mano del inefable Rhoads.

'Little Dolls' es otro gran tema, aunque con un estribillo algo ñoño. Las rítmicas de Rhoads y el bajo de Bob Daisley suenan especialmente pegadizos y a pesar de no contar con mucha energía, es un tema que me convence. Ahora bien, no es comparable con la magia de 'Tonight'.

'Tonight' es una clara muestra de porqué Ozzy es tan grande.
Me refiero tanto a la banda (que debió llamarse como originalmente se planeó, es decir Blizzard of Ozz) como al personaje. Por qué os preguntaréis? Pues es simple. Hay poca gente que consiga convencerme hasta este nivel, tocando un tema tan y tan pasteloso y edulcorado. La genialidad de 'Tonight' reside precisamente en el perfecto balance de armonía y potencia de las guitarras de Rhoads que aunque breve, tuvo una carrera gloriosa. Exactamente lo mismo que una estrella fugaz. El riffing final es sencillamente apoteósico.
Demasiado grande Randy.

Llegamos casi al final y aquí es donde se me plantea el gran dilema del disco; Cuál de los dos temas es el mejor del álbum? Me inclino a pensar que es 'S.A.T.O.' (hay que ver la polémica que ha llegado a levantar el título acrónimo del mismo). Precisamente porque conjuga una de las mejores performances de Rhoads en el disco y la que creo que es la interpretación más convincente de Ozzy.
Decirme qué narices hay que tener en la cabeza para empezar con esas guitarritas acústicas y de golpe y porrazo despegar como un F16 en el minuto (00:28)??? El cambio de ritmo en (01:46) es simplemente estratosférico. Y después ese solo… Diosssss…
(…)
Paso a la siguiente.

'Diary of A Madman' es otra auténtica joya y tiene el que quizás es el mejor riff de todo el álbum, situado en (04:16). En riffs como este, es donde Rhoads demuestra cual es la diferencia básica entre un gran guitarrista y un fuera de serie. Seré breve y conciso; Este hombre tenía una inventiva y una versatilidad que creo que no he visto en nadie más, excepto por 'Tony Iommi que estás en los cielos' y por Tipton, Downing y el Espíritu Santo, que deber ser Halford…

Sintetizando. Este es un disco ineludible en la colección de cualquier maníaco consagrado a la causa metálica, y la verdad… saber o entender por qué en este portal todavía nadie lo había reseñado está más allá de mi comprensión…

Mi juicio: Sin estar al nivel de lo muy muy y lo más más, este disco es un clásico que no hay que dejar pasar por nada en el mundo.

Formación:
Ozzy Osbourne: Voz
Randy Rhoads: Guitarras
Bob Daisley: Bajo
Lee Kerslake: Percusiones
Don Airey: Teclados

Editar este wiki

¿No quieres ver más anuncios? Actualízate ahora

Álbumes similares

Sesiones

API Calls