Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

por Roberto Martínez

Tres años después de su debut discográfico, La Mala Rodríguez puso punto final a una espera que se estaba haciendo demasiado larga.

La pregunta era si “Alevosía” (Universal, 2003), el segundo disco de la sevillana, podría, ya no superar, si no igualar los enormes logros conseguidos con su primer disco.

Que nadie espere una segunda parte de “Lujo Ibérico” (Yo Gano / Super Ego - Universal, 2000). La Mala sentó cátedra con su debut y se negó a quedarse en el mismo sitio con "Alevosía": las letras subieron un peldaño de categoría y las producciones ganaron en variedad alejándose del hip-hop más ortodoxo y acercándose al moderno (y excitante) r’n’b.

“Lo fácil cae ligero / lo duro pesa mucho / el tiempo va volando / y el que puede tiene que volar / cada uno en su lugar / todo esta mu claro / tu origen te marca / tú eliges la charca / donde quieres remar” escupe en “Lo fácil cae ligero”, tema que abre el disco y que nos avisa de las coordenadas musicales que van a regir en “Alevosía”: donde antes había mala leche, ahora encontramos sonidos urban, suaves cadencias y autocrítica. El flamenco continúa (“El ritmo del mar” y “Alevosía”, la canción) y también la capacidad de sorprender (“Amor y respeto”, “En esto” sampleando a Curtis Mayfield y “Sobresalientes”).

Para su segundo disco, La Mala volvió a confiar los mandos a Supernafamacho, Jota Mayúscula y Mr. T-Cee (que se encarga de “Fuerza” y “Mamoneo”, los dos cortes más hardcore) además de las acertadas colaboraciones de Raimundo Amador a la guitarra (cerrando el círculo, así, de las claras influencias de Veneno y Pata Negra en su música), Sicario (de los sevillanos Hablando en Plata) y Kamikaze (repitiendo réplica vocal en “Grita fuego” después de “Especias y especies” del primer disco).

Abeja reina del enjambre hip-hop nacional y segurísima de sus infinitas posibilidades, María Rodríguez escribe y canta cada vez mejor. Prueba de ello es “La Niña”: primer single y mezcla perfecta de r’n’b y fraseo flamenco (“¿quién no quiere dinero / dime / quién no quiere dinero / pa gastarlo en la ciudad?”) en la que fotografía la supervivencia de una camello adolescente (¿ella misma?) en el extrarradio sevillano.

La Mala carga, dispara y siempre acierta: las citadas “Mamoneo”, “Fuerza” y “Grita fuego”, “Jugadoras, jugadores” un tema de esclavas y patrones sexuales que apareció en la banda sonora de la película "Yo Puta" (2004) de María Lidón, “En la Hoguera”, bajos gordísimos para narrar en primera persona la odisea de meterse un pico. Y así hasta catorce temas. Una hora de hip-hop mayúsculo y en estado puro.

Sin conformismo (“No me queda tiempo pa llorar las penas / no / ni pa cortarme las venas”) y muy grande (“Tengo genio y duende” se puede oír en “Vengo prepará”): La Mala Rodríguez, tres años después, seguía siendo todo un lujo ibérico.

Editar este wiki

¿Quieres dejar de ver anuncios? Suscríbete

API Calls