Reproducir en Spotify Reproducir en YouTube
Ir al video de YouTube

Cargando el reproductor...

¿Scrobbling desde Spotify?

Conecta tu cuenta de Spotify con tu cuenta de Last.fm y haz scrobbling de todo lo que escuches, desde cualquier aplicación de Spotify de cualquier dispositivo o plataforma.

Conectar con Spotify

Descartar

Está disponible una nueva versión de Last.fm. Para que todo funcione a la perfección, vuelve a cargar el sitio.

Wiki

Gizëh: "Gizëh" 2016

Manuel Rodríguez era el vocalista de los desaparecidos Sphinx, una de mis bandas preferidas que hizo un disco glorioso como “Mar de Dioses” (entre otros) y que estuvo activa casi 20 años; con muchos altibajos y problemas, eso es cierto, y que hace apenas dos años decidió separarse. Pero sus músicos estaban muy lejos de querer dejar la música, algunos de ellos formaron una banda de orientación muy distinta llamada SnakeyeS, practicando un Heavy Metal poderoso cantado en inglés. Por otro lado, Manuel se decantó por un proyecto personal en una línea continuista, que tiene mucho de la esencia de su anterior banda, y que junto al guitarrista Alex Sánchez, que estuvo un año militando en la citada formación, ha dado lugar al primer trabajo de título homónimo: GIZËH.

Manuel siempre ha tenido un registro personal y distinto, es de esos vocalistas reconocibles y que distingues del resto a primera escucha: tiene una voz con “COLOR”, que es la palabra que me gusta usar para estos pocos intérpretes con estilo propio, que no se parecen a otros. Este debut tiene mucho de Sphinx, como decía antes, en parte porque Manuel era compositor de muchas de aquellas canciones, de hecho, este trabajo reúne algunas canciones que no se llegaron a incluir en discos de la banda: así que GIZËH hereda en buena parte aquel sonido reconocible de la banda. Manuel, claro, es el autor de las composiciones, pero se encarga también de casi todos los instrumentos, excepto las guitarras, de las que se ocupa (y muy bien por cierto) Alex Sánchez, un gran trabajo a las seis cuerdas sin duda.

Este álbum tiene grandes canciones, como Confesiones, cuyo punto fuerte reside en un estribillo vitalista, me encantan esas canciones que te invitan a luchar. Destacar también unos acertados riffs y el primero de los muchos solos que vamos a disfrutar a lo largo de este trabajo. La base rítmica es sólida, con unas lineas de bajo marcadas en buena parte de los cortes, lo que da un empaque de “buen acabado” a las composiciones. Nuevo Amanecer es el adelanto que ya nos ofreció la banda en forma de videoclip hace ocho meses, y no podían haber elegido mejor canción, lo tiene todo! Cambios de ritmo, buenos textos, Manuel interpretando como nunca, afiladas guitarras… Es mi preferida.

Esas melodías de guitarra, cálidas, llenas de feeling de Alex, están muy logradas; no hay más que escuchar Volver para darse cuenta de que Manuel acertó de pleno al contar con él en este proyecto. Me gustan también esos textos comprometidos, en la anterior y en esta se habla de problemas reales del día a día: dificultades de llegar al mes, falta de trabajo, insatisfacción… pero no son canciones tristes, porque siempre hay un mensaje de esperanza en ellas. Tras este medio tiempo, unas guitarras aceleradas nos acompañan en Carretera sin Final, con un estribillo un tanto apagado y repetitivo; pero escucha esas diabluras de Alex en uno de los solos más sabrosos del álbum.

Ya sabéis que las referencias al mundo egipcio estaban siempre presentes en Sphinx, aquí también las vas a encontrar (también el la portada del disco), y de forma especial en esta Cleopatra, que es otro de los cortes más destacados de lo nuevo de GIZËH. Interesante historia, adictivo estribillo, melodías envolventes, el teclado (ese siempre fue uno de los fuertes de Manuel) siempre presente y las seis cuerdas que no fallan, son los puntos fuertes de este tema. Me gusta Silencio porque es distinta, desde esas marcadas lineas de teclado de inicio, que generan expectación, para desembocar en dos sonidos de guitarra bien diferentes que nos conducen a un Manuel susurrante que nos dice: “Silencio, ausencia de sonidos, de movimientos, silencio, es como un gran vacío en el recuerdo”, para luego romper en un medio tiempo lleno de matices, complejo, vivo.

Esa guitarra acústica que abre Plaga Infernal nos da pistas de que estamos ante la melódica del disco, pero lejos de eso es una de las pistas más energéticas del disco, con un estribillo pegadizo apto para corear en directo: “Lucharás, hasta que te llegue el final, combatir, contra esa plaga infernal”. También es de las canciones que más se salen del “guión” del disco, como escrita en otro contexto, es difícil de explicar con palabras; para mi la música son sensaciones y estas no son fáciles de transmitir por escrito, así que lo mejor es que escuches la canción, que la sientas, y disfrutes también de esas buenas líneas de bajo y las siempre solventes guitarras de Alex. Vamos llegando al tercio final del álbum, y Sueños del Ayer disfruta de un riff adictivo, es un Rock’N Roll en esencia, con buenos momentos instrumentales.

Los que me leéis sabéis que no soy muy amigo de las versiones, si te dijera que una del Duo Dinámico, con 56 años de edad, suena a puro Heavy Metal y sus letras están de rabiosa actualidad, ¿me creerías? Pues escucha el tema antes de retirarme el saludo y bloquearme en tus redes sociales, y me dices si cosas como estas están pasadas de moda: “Resistiré erguido frente a todo, me volveré de hierro para endurecer la piel, y aunque los vientos de la vida soplen fuerte, soy como el junco que se dobla pero siempre sigue en pie”, y si la canción no te transmite energía y no consigue, al menos, que se te mueva el pie… Amigo, es que estás muerto. Momentos de Lucidez es una canción sin duda especial para Manuel Rodríguez (para mi lo fue siempre), y es la única publicada en su anterior banda que ha decidido incluir en este debut notable, que no merece menos de un 7,5/10 y mis mejores deseos para el futuro de este proyecto.

Editar este wiki

¿Quieres dejar de ver anuncios? Suscríbete

API Calls