Artigos

  • The Last.fm 2015 Tip Off

    Dez 19 2014, 15h03 por pellitero



    The clock is ticking on 2014 and we would like to present to you some artists that, with no full length album under their belt yet, have found a prominent place on the Last.fm community libraries and have been featured on our tastemaker’s Hype Chart. We hope you’ll find an artist from the list below that will become a regular in your 2015 libraries!
    We’re especially looking forward to kicking off the new year with Iain Woods‘ (aka Psychologist) debut album “Psychologist”, released just after the stroke of midnight. With an already impressive two EPs out there, Woods introduces a “bigger rockier” sound to his songs, which we think is a sign of things to come during the next twelve months. Judge for yourself by listening to the first single off the album “Worlds Away”.

    After the outstanding “Outlaws EP” released last spring and featuring on a Chase & Status single, we have included an album by Ed Thomas on our 2015 list. Another male artist we would like to see breaking in the near future is Ofei. His “London EP” and single “WOW” are raw and full of passion without touching any of the urban-soul cliches coming from both sides of the Atlantic. Very promising.

    Onto the ladies, then. Already with 10 tracks scattered over two EPs, Ellie Ingram has delivered a serious tune this year with “When it was dark”, a track included on “The Doghouse”, which could easily resume the urban-soul revival of 2014. Moko has also had a well deserved good year, helped by some spot-on live performances during the summer festival season and the dancefloor/radio friendly “Your Love”.

    At the other side of the spectrum we also expect good things to come from Sophie Jaimeson. Having learned her craft through the folk scene around Cambridge University, her sound has now expanded to a four-piece. It has also being a long time coming for Findlay; do not hesitate to catch her explosive live shows if in a town near you.

    Just as electric on the stage, Dolomite Minor haven’t been the most prolific in terms of recorded music, but their festival appearances have certainly caught your eye and interest. Check their single “Let Me Go” for a taster of things to come. Klo, another duo (this time from down under) burst onto the radio playlists with the subdued “Make Me Wonder”. With another EP on the cards for 2015 and visits to Europe during the summer, we are looking forward to their new output.

    On a very similar tip 14th, pioneers of the UK 90s house and garage revival, have recently collaborated with Mao Ra Sun on the track “Ways Of Seeing”. Lastly, on the guitar front, the six piece HAUS, the Scottish trio Tuff Love and Spanish bands Wild Bambina and Deers (pictured above) bring to a close the list of the fifteen acts we hope blossom in 2015.

    If you would like to dig deeper on the artists who made it to the Last.fm Hype Charts in 2014, press play below … Have a good holiday and a great year!
  • Last.fm Discovery of the Week : Cosmo Sheldrake

    Ago 1 2013, 8h34 por pellitero

  • Blogging my way through life....

    Fev 29 2012, 1h10 por Poison_Creeper

    Updates and news in my life on...The City of Dis

    and more music on Threads of the Invisible
  • Wilco. Teatro Circo Price. Madrid (1 noviembre 2011)

    Nov 2 2011, 10h02 por galko00

    Mar 1 Nov – Wilco + Jonathan Wilson

    Fotos, setlist, crónica completa y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/11/wilco-2011-teatro-circo-price-madrid.html

    Empezar un concierto con una canción de doce minutos es una temeridad sólo apta para quienes no tienen prisa por llegar a destino alguno. Eso es exactamente lo que dura la preciosa e intimista One sunday morning, canción que cierra el último álbum de Wilco, The whole love, y que anoche, así de primeras, dejó ojipláticas, mudas y sin capacidad de respuesta a las 2.000 personas que abarrotaban el madrileño Teatro Circo Price. Alguien aúlla, algún otro grita "¡te queremos!". Se genera un sentido aplauso, pero pronto el respetuoso silencio se adueña de nuevo del recinto.
  • Barón Rojo. Palacio Vistalegre. Madrid (22 octubre 2011)

    Out 24 2011, 22h40 por galko00

    Sab 22 Oct – Barón Rojo, "Concierto Fin de Gira 30 Aniversario"

    Fotos profesionales, crónica completa y setlist en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/10/baron-rojo-2011-palacio-vistalegre.html


    Este fin de semana la peseta es la única moneda de curso legal en Carabanchel, y la litrona en el banco del parque la única bebida posible. Si devuelves la botella vacía el bodeguero te obsequia con 25 pelas por tu civismo, aunque desconfíe de tus melenas. Tu madre, ya abuela, lleva toda la vida pidiéndote que te cortes el pelo, aunque ya comprendió hace mucho tiempo que esa es una batalla perdida. De hecho, hoy tú tienes las de ganar porque estás de celebración con tu gente y es un día grande para el rock español de los últimos seis lustros. Y es que la formación original de Barón Rojo cierra en la capital su exitosa gira de reunión y desde el mediodía los alrededores del Palacio Vistalegre dan fe de ello...
  • Loquillo. Fiestas de La Elipa. Madrid (17 septiembre 2011)

    Set 19 2011, 21h47 por galko00

    Sab 17 Sep – Loquillo

    Fotos, videos y setlist en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/09/loquillo-2011-fiestas-de-la-elipa.html

    Y como si de una profecía de Nostradamus se tratara, marcharon todos los barrios sobre La Elipa. Huestes acudiendo perfectamente pertrechadas desde Carabanchel, Orcasitas, Opañel, Las Rozas, Aluche, Vallecas, Herrera Oria, Prosperidad, Plaza Castilla, Villaverde... faltaron a última hora las columnas de La Fortuna y Las Tablas, pero fueron convenientemente suplidas desde Móstoles. También hubo adhesiones fortuitas ya sobre el terreno, siempre en la caseta del PCE, a 10 euros tres minis. Todos con la firme inteción de convertir el último sábado del verano en algo que mereciera la pena recordar.

    Loquillo lo pone fácil, pues aunque se supone que su gira de treinta aniversario era durante 2010 (cuando le vimos en Aluche y en La Riviera), lo cierto es que meses después sigue poniendo sobre la mesa sus canciones más incontestables. Ni rastro hubo en esta ocasión de su nuevo material, ese que verá la luz el próximo 4 de octubre bajo el título de 'Su nombre era el de todas las mujeres', y del que ya circula estos días un primer video de adelanto, ''Political Incorrectness'. Visto lo visto, casi mejor.

    Mejor más que nada porque una verbena a las puertas del cementerio más grande de España a lo mejor no es el mejor lugar para presentar un disco dedicado a la poesía de Luis Alberto de Cuenca. No sabemos si Loquillo será supersticioso, pero buen rollito esto no da en cualquier caso. No fuera que durante alguna de estas nuevas canciones salierar volando uno de los brazos de El Pulpo y tuviéramos que recordar este sábado por otros motivos bien diferentes a los que solemos. Mejor levantarse el domingo exhausto y sin dinero que con siete costillas menos por aplastamiento, en el mejor de los casos.

    Fanfarronea Loquillo cuando afirma que no hay nadie mejor que él sobre un escenario en el rock español. Fanfarroea y miente, pero aunque lo sabe, lo dice. Es un chulo pero es nuestro chulo. No podemos tolerarlo porque creemos que ese privilegiado lugar es para Carlos Tarque. Pero la cosa es que aparece sobre el escenario y algo pasa, algo se revuelve entre la concurrencia, algo pasa, no hay indiferencia, hay carisma ahí arriba. Joder es el puto Loquillo, no vamos a descubrir América a estas alturas. Su imagen de armario empotrado llena el escenario, algo no especialmente complicado en esta ocasión, pues el lugar es más bien coqueto, por decirlo de una manera, no sé, coqueta.

    'En Las Calles de Madrid' abre la noche y se despliegan las banderas. El sonido es bueno, es potente, gracias en buena medida al brillante trabajo que Jaime Stinus e Igor Pascual hacen con las guitarras. La camiseta de Fernando Martín en los Blazers preside la parte trasera del escenario como fetiche necesario. Todo fluye mientras la gente se va apretando en las primeras filas y el botellón a las puertas de la necrópolis de La Almudena se hace exponencialmente más y más masivo. 'Línea Clara', 'Rock n' Roll Actitud', 'Arte y Ensayo'...

    'Memoria de Jóvenes Airados' suena a clásico, porque Loquillo sigue haciendo clásicos aunque ya no tenga presencia constante en las radiofórmulas. 'El Hombre de Negro' y poco después 'El Rompeolas', primer auténtico clasicazo de la noche a partir del cual ya todo rueda con naturalidad hacia el climax en una imparable e incontestable sucesión de éxitos que ya todo el mundo corea feliz. ¿Te acuerdas de cuando vimos a Loquillo en La Elipa tío? Oh sí, lo pasamos genial aquella noche, ¿en qué año fue? Hummm... Bueno da igual, el caso es que sí y esto ya nadie nos lo puede robar.

    Por si faltara poco, suenan 'Las Chicas del Roxy', una de nuestras preferidas y que si perteneciera al segundo lustro de los ochenta sería imprescindible. Acaba el concierto con 'Autopista' pero aún faltan los bises más incontestables del rock en español, eso sí se lo vamos a conceder en esta ocasión. Primero con recuerdo a Burning, que siempre serán de La Elipa, y a Johnny Cifuentes y Pepe Risi, con quienes Loquillo asegura que paseó por estas calles, seguramente nocturnamente, hace ya un puñado de años. Después de no dejar muy claro qué hace una chica como tu en un sitio como este, 'La Mataré', 'Feo Fuerte y Formal', 'Ritmo de Garaje', 'Rock n' Roll Star' y 'Cadillac Solitario'. Mucho más que rocanrol. Mucho más.

    El nuevo disco casi está ya aquí, pero Loquillo está disfrutando esta parte como el enano que no es, se nota, se ve. Con este repertorio sólo cabe pasarlo bien, la edad de las canciones en este caso no importa. La edad de nadie importa, hay niños entregados a la causa con vehemencia, y sesentones que pasaban por allí y miran como un ciervo deslumbrado por los faros de un coche en una comarcal de Ciudad Real. Eh, pero se quedan, eh pero menean las caderas, eh pero incluso dan palmas, bravo, chachi que sí. Hay papás y mamás con niños en carritos que te piden, porfa si puede ser, que tengas cuidado para no derramarles las cervezas por encima, adorable precocidaz. Se acaba, se hace corto, Loquillo nunca nos falla y nos despedimos cantando el 'You'll Never Walk Alone' de Gerry and The Peacemakers voz en grito, feliz colofón incluso para los del botellón.
  • MTV Beach. Madrid Río (1, 2 y 3 septiembre 2011)

    Set 5 2011, 10h01 por galko00

    Jue 1 Sep – MTV Madrid Beach

    Fotos y más cositas en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/09/mtv-beach-2011-madrid-rio.html


    Gallardón es una condena pero si hay algo que es de recibo agradecerle es haber ideado con su mente enferma un lugar como Madrid Rio. En su cabeza no estaría ni por asomo que otro ente enfermizo como la MTV montara un festival de música (MTV y música juntos, pavor) gratuito, pero si este fin de semana has estado en esta ciudad tu obligación era disfrutar de esto. Te gustara la oferta más o menos, pero nada igual que estar alrededor del río Manzanares unas noches de verano disfrutando de cervezas y conciertos con la gente por la que darías la vida. Y con todos los que te encuentras por casualidad, que no son pocos, también, venga.

    Mira, estoy de vacaciones y soy incapaz de escribir nada con un mínimo de sentido porque no me quiero centrar. Levanto la vista según escribo esto y me encuentro con una araña patilarga en el techo. ¿Quien apuesta un euro a que ni me levanto? Y mientras, todo a la vez, pienso que lo mejor del MTV Bitch ha sido Mario Vaquerizo poniendo Dancing With Myself de Billy Idol. Y lo afirmo porque es lo que Juan me gritaba al oído anoche mientras yo me quejaba del frío y de que no había sido capaz de prever la pertinencia de sacar a pasear mi chupa de cuero. El año pasado estuve en Las Vegas y tocaba Billy Idol. No fui. Mal, lo siento. Y Mario se dedica a cambiar cds como cualquier colega borracho en tu casa cuando agarra el Youtube o el Spotify. No hay más.

    El sábado en el festival este era el momento del pop mierder. A No Way Out no les vi, también lo siento. Miss Caffeina me gustan mucho, no son nada mierder y lo que temo es que les terminen encasillando con bandas melifluas y fofas con las que no tienen nada que ver. Son mucho mejores que la media, son infinitamente mejores que El Pescao, que es quien tiene la pasta y quien moja bragas. Y voy a confesar ahora mismo que me lo pasé bien en su concierto. Y también confieso que vi a El Canto del Loco en unas fiestas del PCE en 2004 creo. Y mira pues esa de que haces que se me pasen las horas y que salga el sol y todo eso me gusta porque en cierto modo me hace feliz. No me hace feliz que al terminar tengan coreografía ensayada con los Ramones, pero bueno, está todo tan desvirtuado que es irremediable.

    Pero retomando erráticamente, Miss Caffeina, sí, eso, pues que tienen canciones como Lisboa, Mi Rutina Preferida o Ley de Gravitación Universal que merecen mucho la pena, y si estuviéramos en otra época en la que se valoraran las canciones y no las gilipolleces estos chicos ya serían mucho más de lo que son, que no es poco ahora mismo. Luego sale Mario Vaquerizo y te pone a Blondie o a The Killers mientras se rocía con perfume y mueve la melena y te das cuenta de que es perfecto para la MTV porque no es nada pero al mismo tiempo es divertido. Es la crisis de valores personificada, pero luego viene el Papa y bien que aplaudís. Somebody told me. Y encima pagais a los bancos.

    El viernes el rollito era la música electrónica y en realidad poco puedo aportar porque mucho caso no hice. Eso sí, estaba hasta arriba de gente, incluso al otro lado del río con sus botellitas, sus hielitos y sus bolsas del Opencor. ¿El resumen de la noche? No te pongas una camiseta de El Fary si no quieres que la gente te hable sin parar. Eso sí, el titular de la noche me lo dio un espontáneo en la cola para los baños: El Fary es dios pero los Zombie Kids son unos salvajes. En el DCode nos gustaron más, fueron más rockeros (también era más tarde, y eso siempre influye), pero siempre son un valor seguro para quemar zapatillas. Delorean están guay, pero me resulto imposible prestarles atención real y pienso que no les reconocería si sonaran en un ascensor entre la primera y la segunda planta de una pensión en agosto en Écija.

    Eh, puse de mi parte, pero no era el momento, como tampoco lo fue en absoluto para Japanese Popstars. Pero es que como he dicho no había otro sitio mejor para estar en Madrid esa noche aunque fuera de lejos. The Casters, por su parte, me gustaron, seguramente porque son una gente divertida, que incluso sube a chavalitas jovenzuelas (joder, todas iguales, no había maneras de diferenciarlas, rollito generacional excesivo) a bailar y dices, eh, vale, está bien, al final se trata de esto. Ya lo decían los que inventaron el rocanrol, simplemente se trata de hacer que ellas bailen.

    El jueves comenzó temprano y muy rápido, como demasiadas veces. Así las cosas, Nothink estupendos, muy bien. Mi cuñado tiene cincuenta años y allí le planté y sólo acertaba a decir cosas como joder estos molan, me gustan. Asintamos todos. Ciertamente molan mucho y si te gustan los Foo Fighters, déjate de leches, tienen que gustarte Nothink. Luego no me vengas con que la música española es peor. A lo mejor tu eres el que realmente no sabe lo que dice y yo pierdo mi tiempo escuchándote. Triángulo de Amor Bizarro pues ya sabéis, ruidismo bruto, que si My Bloody Valentine y Sonic Youth. Tienen al menos dos temazos incontestables pero veremos si pasada la moda que ahora son entre la pandilla indie barriobajera luego queda algo. Merecen la pena, eh, y tienen ya fieles acérrimos, muchos. Luego Fucked Up, si sabéis algo de ellos ya sabéis lo que fue así que no os lo voy a contar porque en ese rato nos dio por acordarnos del chico de San Diego que se ahogó en el río hace unos meses, pobre, y la cosa se nos fue de madre. Y la araña sigue ahí.
  • M-Clan. Escenario Puerta del Ángel. Madrid (25 julio 2011)

    Jul 26 2011, 15h02 por galko00

    Lun 25 Jul – M-Clan

    Setlist, fotos y consideraciones varias en
    http://mercadeopop.blogspot.com/2011/07/m-clan-2011-escenario-puerta-del-angel.html

    Está por confirmar si Carlos Tarque, tal y como él mismo asegura, aprendió a cantar en una calle sin luz. Se desconoce pero, por favor, que nadie dé aviso al ayuntamiento de turno, que nadie arregle esas farolas, que descataloguen esas bombillas. Es preciso que siga cantando a tientas desde la penumbra. Y si cualquiera que quiera llamarse cantante se topa con una lámpara maravillosa de esas con genio incorporado, que no desperdicie sus tres deseos: cantar como Tarque, moverse como Tarque y tener una banda que suene como M-Clan...
  • Second + Ellos. Joy Eslava. Madrid (1 julio 2011)

    Jul 2 2011, 11h36 por galko00

    Vie 1 Jul – Festival AIEsmúsica

    Fotos de Second, Ellos, Camilo Sesto y Camela en
    http://cort.as/117A

    A ver, que ya no sé cómo decirlo pero lo voy a repetir por penúltima vez hoy. Tenéis que ver a Second en directo. Es una obligación porque no hay tantas bandas que merezcan tanto la pena. Como si de un comercial de ONG a la puerta de la Fnac de Callao se tratara yo me paso las horas dando la brasa a quien tiene la mala fortuna de escucharme y sabéis qué, anoche teníamos ambientazo. No diré que llenamos solitos la Joy, pero sí que éramos un grupo musculoso, de esos que cuesta mantener unidos. De entrada, pidiendo copas de más. Es que joder, la barra es muy larga y con diferentes flancos, así que cuando no hay comunicación terminas viéndote con dos pelotis, uno en cada mano, algo que no es un problema, oh claro que no, de hecho es divertido, pero tampoco es del todo lógico. Claro que, bien pensado, los viernes de veranito en la ciudad nada es lógico.

    Horas más tarde algún integrante de la expedición lamentaría que estos excesos improvisados le impidieran llegar en plenitud para ver a Camela en Callao (¿queréis las códigos de los baños del Rodilla? El de chicos 2222 y el de chicas 2323, da nada), pero eso lo contamos luego. Ahora toca reafirmar la potencialida de los Second, cada vez más Joy Division en directo, siempre épicos, siempre sudorosos, siempre elegantes, siempre lamentablemente underrated. Discutimos sobre esto y es un rollo porque llegamos a un acuerdo en tres segundos: merecen más, mucho más. No son famosos a nivel general, aunque en Murcia sean casi dioses, y esto es intolerable.

    Les hemos visto cuatro veces en directo en dos meses y todavía quedan ganas para más. Eso sí, ya estamos hartos de verles sólo 45 minutos, siempre en festivales. No pudimos acudir a su cita en la Joy del pasado abril, cuando la llenaron ellos solos, y ahora nos pasa factura. Esperamos con desesperada ansia. Porque nos convencen siempre y siempre nos dejan con ganas de más. Cómo va a ser de otra manera si tocan 'Mañana es Domingo', 'Demasiado Soñadores', 'N.A.D.A.', 'Rincón Exquisito' (repetiremos, la mejor canción de lo que va de siglo, hala, ahí es nada), 'Rodamos' o 'Autodestructivos'. ¡Cómo va a ser de otra maldita manera! Un temazo detrás de otro, un gancho detrás de otro, sonando a muerte. Hay momentos en que Sean, pedazo de vocalista, es flanqueado por una Telecaster y una Rickenbacker, ¡cómo de otra manera va a ser!

    Buscamos en Google el por qué de Sean y nos encanta, es que nos abrazamos, al descubrir que es un acrónimo de José Ángel. En cuarenta minutos nos han pasado muchas cosas, hemos sentido de todo, nos hemos enfadado, nos hemos reconciliado, hemos gastado dinero a expuertas, hemos hecho amigos en los baños, hemos tocado el cielo y hemos querido morir. Incluso los camareros y los seguratas nos sonríen. Precisamente por eso se nos hace corto, porque estamos viviendo tanto que no lo asimilamos. La bola de discoteca del techo es incapaz de girar a nuestro ritmo. Fran Guirao, batería, nos recuerda a Lars Ulrich levantándose y animando al personal. Suena 'Autodestructivos' y Sean muta en Chiquito de la Calzada. Automáticamente media sala hace lo mismo. Crescendo épicobestial, hemos nacido para bailar aquí y ahora, bailones del demonio.

    Igual que vinieron se fueron, acabando con ese canto a las noches sin fin que es 'Rodamos' y que es algo así como nuestro necesario leitmotiv. Y sudamos mientras nos queda un soplo de aliento. El problema es que siempre tenemos aliento. En el interludio, de nuevo debate. Second tenían que haber tocado los últimos. ¿Quienes mierdas son Ellos? ¿Esos de qué van? Alguien lanza la frase: pop ultraligero de ínfulas sinfónicas. Se hace el silencio. La gente abre el círculo, bebe de sus cubatas desviando la mirada. El sentido del humor se vende caro en estos días indignados. Pero salen y, ay, es que eso son. Y aunque más Second queríamos, bailamos porque estamos en ese bonito punto, siempre codiciado, en el que nos queremos tanto y nos echamos tanto de menos a pesar de estar juntos, que sólo queda apretar los puños y sabernos imperecederos.

    Sale Guille, rollito diva, vestido en plan White Stripes, camiseta blanca y pantalones rojos que nos encantan. Ya no tenemos dudas, padecemos de cardiopatía severa (chiste dolorosamente fácil). Tocan 'Lo Nuestro', 'Hasta el Final', 'Cerca' o 'Cumpleaños Feliz' y resulta que nos gustan aún más de lo que ya sabíamos que nos gustaban. No es el ron, no, ¿sabes por qué? Porque recordamos todas y cada una de las canciones. Se trata de las canciones. Cartman, ¿quien te ha hecho esto? Ellos. ¿Ya pero quienes son ellos? Pues ellos, los HIJOSDEPUTA. Grrrr!! Cierran con 'Lo Dejas o Lo Tomas' y también se nos hacen cortos, muy cortos. Las big city nights (oh, los Scorpions, menudo riff tiene esa) de verano son cortas, muy cortas. Tan cortas que desorientan, pero alguien lanza el desafío: ¿no había en Callao algo?

    Me zumban los oídos, bum bum bum, me palpita la patata, coño, Camilo Sesto, premio Mr. Gay 2011, flashazo, eso era hoy o es el sábado. Dios bendiga a los smartphones que nos guían en la noche con la diligencia fascista que ya Kubrick intuyó en los setenta. En cero coma nos plantamos en Callao y aunque Queen Latifah (clavadita, lo juramos) nos asegura que Camilo no va a venir, que todo era una broma, se equivoca. Camilo está aquí, impoluto en su traje blanco, más divo que nunca. 'Vivir Así es Morir de Amor' canta. La plaza canta, él no hace falta que haga nada. Sólo ponte ahí en medio unos minutos, ofrécete a la plebe, pero ojo, no demasiado, te devoraríamos. Esto sí que ha sido efímero. Pero excitante como pocas cosas. Seguimos viviendo demasiadas emociones, hay que ir con cuidado, Madrid ya nos ha fagocitado de una manera absolutamente sexual. Para cuando pretendemos buscar al ídolo en el backstage resulta que ya se ha ido en su Jaguar. Desolación. Bueno, en realidad no.

    La noche anterior vimos a Martirio cantando en Chueca y hoy hemos casi tocado a Camilo. Suenan Zenttric, que sólo quieren bailar. Anda mira, como nosotros, que hoy no queríamos mucho lerele después de un viernes agotador en la puerta de la SGAE buscando a Teddy. Pero es que entonces salen Camela y es el delirio. Sin más. He tenido a mi lado a gente que no movía un músculo frente a Mick Jagger pero que ahora rompería cualquier pulsómetro. ¡Es que son Mariángeles, Dioni y Miguel Ángel! Tinoninoniiii y Callao tiembla. Ay ay y bailan como en la tele. ¿Son reales o son pokemon? Son genuinamente adorables y la gente los adora con el toque justo de mitomanía y leyenda. También se nos escapa la foto esta vez. O estamos lentos nosotros, que vemos la vida pasar en slow motion, o el resto es excesivamente veloz.

    Hay llamadas de móvil para cantar por Camilo y por Camela. Al otro lado sólo carcajadas de estupefacción. Tal vez alguno incluso estuviera durmiendo mientras todo esto sucedía a pocos kilómetros de su lecho. Hace falta valor, no hemos venido aquí para eso. Reproche encabronado. Mientras nos adentramos aún más temerariamente en la noche que no acaba alguien recuerda que todo empezó con The Monomes, un grupo de power rock que nos recibió con los brazos abiertos en la Joy antes de Second y Ellos y respecto al cual también hubo quorum: suenan muy bien aunque no hemos venido a verles específicamente. A pesar de eso llamaron nuestra dispersa atención y, fíjate, les recordamos. Aunque lo más fascinante es que Pati, que tenía carrera de bicis de empresa esta mañana, horas después ha ganado la medalla de plata. Eso es talento y no lo de Second. Ni lo de Ellos, ni lo de Camilo, ni lo de Martirio, ni lo de Camela. No somos dignos.
  • DCode Festival. Universidad Complutense. Madrid (24 y 25 junio 2011)

    Jun 26 2011, 18h29 por galko00

    Vie 24 Jun – Dcode Festival
    Fotos, setlists y más cositas en
    http://cort.as/107G


    ¡This is realy happening! ¡Es verdad! ¡The Hives en el escenario! Aaaaah. Arrase absoluto. Tienen a gala ser la mejor banda de rock y aunque seguramente sea una fanfarronada, lo cierto es que en directo hay muy poquitos como ellos. Energía descocada, pulsaciones a mil, lograron lo que parecía imposible: que hiciera más calor en la Complu a las diez de la noche que a las cuatro de la tarde. Y ojo, porque se pasaron los cuarenta grados. Una fiesta total, simplemente gracias por venir. Si la jornada del viernes coronó a Eels y Band of Horses, la del sábado tiene unos ganadores claros y vienen del frío sueco.

    Verdad también es que Kasabian encendieron al personal encadenando hits, pero lo de los Hives se escapa al raciocinio porque es una locura. El suelo es cesped pero por momentos cuesta respirar de la polvareda que estamos levantando, la cerveza vuela sobre nuestras cabezas, saltamos unos sobre otros. Más y más, yo quiero más y más. Eso mismo opina Pelle desde el escenario, empeñado en sacar lo mejor de una audiencia ya de por sí fuera de sus casillas. No para de corretear, se va por un lado y regaña al público que está esperando a la siguiente actuación en el escenario de al lado por no estar atendiéndoles. No hay nada mejor que vernos a nosotros, vamos, venid, que no tenga que ir yo a por vosotros.

    La próxima vez que me hagan una encuesta preguntando con quien quiero irme de cañas les responderé que me dejen de políticos y deportistas españoles, que yo quiero que Pelle venga a la ciudad. Porque con tipos como él las cosas suben a otro nivel. Efectistas, emplean un montón de truquitos para gustar al personal: que si ahora nos sentamos todos, que si ahora aplaudimos, que si repetid el oeoeoe ese tan bonito de antes... el directo de The Hives es lisérgico, laxante y lavativo. 'Tick Tack Boom' o 'Hate To Say I Told You So' son bombas de directo. Había expectativas altas y, por una vez y sin que sirva de precedentes, se cumplieron sobradamente. El sudor que nos cubre y las zapatillas que arden son nuestro mayor orgullo.

    Sudor que nos acompañó a todos durante todo el día. No éramos muchos los que a eso de las cinco de la tarde deambulábamos por el recinto mientras Mucho daban cañita desde el escenario. Manel salen poco después y sudan a mares, como no puede ser de otra manera con su pop mediterráneo. El que mejor se lo pasa en este festival es el tipo que riega al personal con la manguera. Se ríe, se descojona, está disfrutando empapando a la chavalería. Me da envidia, yo quiero ser él y empaparos a todas y cada una de vosotras mientras bailais en plan Carmen Maura en La Ley del Deseo. Y ya que nos estamos entonando, vamos a meternos en el universo carnal y sexual de Havalina.

    La música de los madrileños es nocturna, agobiante, aplastante, pero al escucharla en una carpa a 40 grados a las seis de la tarde adquiere un pegajoso nuevo matiz bastante interesante. Tan contundentes como siempre, dieron un concierto de intensidad incomparable. 'Incursiones' sonó como una pedrada en la cabeza a traición. Una pena para los que no os acercásteis al escenario pequeño para verles. Claro que al mismo tiempo comenzaron a tocar Jamaica, muy divertidos, pero los rigores del calor, los excesos de la jornada anterior, y la edad, que no perdona, hicieron que prefiriéramos verles desde la distancia rapiñando sombrita.

    Javiera Mena convocó a un numeroso público también en el escenario 2.0. Miembros de Havalina y Mucho curioseaban por allí. Esta chica está muy de moda entre la independiencia patria más podernilla y lo cierto es que tiene su aquel. Pero nos cambiamos una vez más, ya estamos otra vez colgados del telefonito de las narices tratando de unir al personal. En el camino siempre hay tiempo para encuentros inesperados. Estamos los mismos de ayer pero más. Más en general, pues se nota que hay más público. Un público que se lo pasa pirata con Blood Red Shoes y que disfruta mucho con el pop ramoniano de los Vaccines. Están bien pero ¿y si no son más que el enésimo hype británico? Bueno, ahora están aquí, ya pensaremos luego en el futuro.

    Los siguientes en orden son los Hives, de quienes ya hemos dicho cositas así que pasamos directamente a The Ting Tings, a quienes vemos desde la distancia de nuevo, más que nada porque estamos en la barra pidiendo copitas para mantener el subidón. Lo vaticino, en cualquier caso, pues ya me voy conociendo: ahora estoy muy arriba, en tres horas puedo estar durmiendo en el cesped. Hay que mantener esto como sea, de modo que nos acercamos un poquito más al escenario y bailamos con canciones tan para eso como 'Great Dj', 'That's Not My Name' o 'Shut Up and Let Me Go'.

    El ambiente es inmejorable cuando llega el turno de Kasabian, que también triunfan, más que nada porque suenan perfectos y porque tienen canciones tan enormes como 'Club Foot' o 'Underdog', por citar un par. Rock de estadio o, en este caso, de festival, ideal para fliparlo ahora que ya se puede respirar gracias a la llegada de la noche. Tras su actuación lo malo es que ya notamos cómo bajamos a toda velocidad, así que mientras The Sounds suenan en la distancia ponemos pies en polvorosa, no sea que terminemos dando el espectáculo. Es la energía de los Hives la que aún nos mantiene vivos con las fuerzas justas para ponernos a salvo. Dios salve a la reina sueca.


    RETOMAMOS LA CRÓNICA DEL PRIMER DÍA, VIERNES 24

    Fue en un chalet en Colmenar Viejo cuando después de diez horas de fiesta mi amigo Mikel, que por fin regresa a Madrid después de años de exilio barcelonés, hizo una de esas genialidades que no se olvidan. Estábamos ya atorados con un par de canciones, una de los Von Bondies y otra de New Found Glory. Esa, con esa es con la que el colega agarraba los altavoces, se colocaba uno a cada lado de la cabeza y subíamos la música hasta que sencillamente no se escuchaba nada. La saturación era tal que encontrábamos el silencio. En realidad sí se oía, pero había pitidos, acoples y de todo. Cerveza en mano y con gesto triunfal, nuestro adorable pringao se levantaba (porque para hacer esto había que arrodillarse) y al girarse la gracia era ver cómo luchaba por mantenerse en pie. No por el alcohol, que también, sino por los decibelios fuera de control.

    Eso mismo nos sucedió ayer mientras veíamos a L.A. en el escenario pequeño, injusticia supina, del DCode. Y es que es divertido. Notas cómo te tiemblan las canillas, cómo algo te entra por un lado de la cabeza y sale por el otro. Eres literalmente empalado y te entra la risa floja. ¿Nos quitamos de aquí? Noooo. Ni se te ocurra irte, ven ven, mira, acércate más. Hay un segurata al lado de los amplis y no es casualidad. Menos mal que es una carpa y no da el solazo, porque cuando llegamos para ver a Nothink, los Foo Fighters españoles, eso era inhumano. Cuarenta grados y el personal sudando litros y litros. Una maravilla, vaya, para uno que es amante del ciclismo de sobremesa y de salir a pedalear según acaba la etapa del Tour. Y no, no me va a dar una muerte súbita de esas, mamá. Y si sucede habré muerto haciendo lo que más quería, como Goya la de La Que Se Avecina con sus croqretas. Es por eso que ando por el recinto y pienso, qué demonios, ¿y si soy feliz?

    Eso justo me cuestiono mientras vemos a L.A., reitero, una banda con ínfulas de rock acústico pearljamero y que tiene un directo fabuloso. Su único álbum hasta la fecha, Crystal Clear, es muy majete. Sí, esa es la definición. Y por algún motivo repentinamente me vi con todos los pelillos de los brazos de punta y cantando eso de 'it's so hard to live without you'. Erizado me descubro en mi salsa y encima el tipo que tengo delante, que me molesta, que no me deja ver, resulta ser Dieguito, madre mía, qué feliz coincidencia, dame un abrazo. No voy a decir que fueran los triunfadores del festival porque es pasarse y no les corresponde ese honor por una cuestión de jerarquía, pero fueron momentos especiales para todos los que allí estaban, a la hora perfecta, con el sol ya no fustigando y la gente con muchas ganas de bailar, ya sabéis. Pero volvamos un momento atrás.

    The Low Anthem, bien pero no pintan nada en un festival así a las cuatro de la tarde. ¿Por qué? Pues porque lo que consiguen es que la gente quiera tumbarse y dejarse morir al sol. Nothink, por contra (no llegamos a Toundra, ay), levantaron al personal desde el primer acorde. Mangueras regando a las primeras filas, esto parece un concierto de U2 en los ochenta, jo, qué guay. Tu obligación hoy y ahora es escucharles y enervarte. En España hay grandes bandas de todo tipo, necios, y Nothink son una de ellas. Rock alternativo de pim pam pum, puños arriba. Anda, coño, Tere y Manu. No, no fui el domingo al Día de la Música, no me lo preguntéis más que ya bastante me arrepiento y la gente no hace más que ponerme cara de pez cuando lo confieso. No tenía ganas, a veces pasa. Que yaaaa, que Caribou muy guay, y la Janelle también. Vamos a tomar un heladito, por caridad.

    The New Raemon tira de Telecaster y se marca una actuación simpática con canciones sobre ganas de morir y perros ahorcados. Esta que viene es muy bonita, dice, antes de agarrarte el corazón y estrujártelo mirándote a los ojos. Y no, no te voy a dar la púa porque estoy tocando, bromea. "Es absurdo que me la pidas ahora, luego". Esto lo espeta un tipo que sale a tocar con americana, una locura, te pasas. All Time Low no llegan a tocar a tiempo, andan perdidos por Burgos y un colega se queda sin la entrevista pactada. En su lugar tocan Autumn Comets, que están bien, pero el público, mayoritariamente adolescente en ese instante ante el escenario, esperaba otra cosa. Con las mismas, se gira y se larga. Los que se quedan se sientan. Pues están bien, venga, vamos a comprobar cual es su historia. Demasiado tranquis para un festival, es que este tipo de bandas en estos eventos...

    Nuevo cambio de escenario para ver a Foster the People, que molan un huevo, son bailones y estos sí que me pegan. Antoñito y su gemelo sentencian: muy Primavera Sound, molan. Rubén se acuerda de Enter Shikari y Mando Diao por motivos diferentes. Tras media horita intensa vamos al escenario de L.A. pero no vamos a repetir lo bien que lo pasamos. Acaban los mallorquines y se escucha a lo lejos el 'Hot for Teacher' de Van Halen. Como un perro de presa me pongo alerta. Anda coño, los Sum 41, cierto, mira cómo rockean. Acto seguido también remedan a Metallica. Ya sólo por estos dos homenajes me caen bien. Ellos no se consideran a sí mismo punks y, vaya, lo demuestran. Nos da tiempo a verles un rato y el caso es que se lo montan de puta madre.

    Pero es que tenemos prisa para encontrarnos con Mr. E y sus Eels. Una locura de concierto, genial, en otro nivel, por momentos te acuerdas de James Brown, otros de Billy Corgan, otros de ZZ Top. Un tipo toca el saxo y toca recordar una vez más a Clarence Clemons. Ya no hay E Street Band, estoy realmente obsesionado con esta putada. Pero vale, ahora no va de eso el tema. Me hace gracia estar al lado de mi facultad de Periodismo, ese lugar en el que no me enseñaron nada y que sólo logro quitarme las ganas para siempre de hacer vida académica, y escuchar un himno noventero como Novocaine for the Soul. Un compositor como la copa de un pino este Mr. E, una banda que te cagas que toca todos los palos en directo y que te despista constantemente. Básicamente son rock, de acuerdo, pero se les va, se les pira constantemente, y esa capacidad de sorpresa es fabulosa.

    Dios bendiga al creador del Whatsapp, el mejor invento desde la rueda. Ya estamos todos, aunque la pena es tener la certeza de que no va a durar. Y esta vez es culpa mía, que me declaro aquí y ahora fan de My Chemical Romance. A mi me gustan. A lo mejor estoy mayor para ellos, a lo mejor no me pegan, pero tienen buenas canciones y a mi su punk rock guitarrero me gusta. 'The Black Parade' me parece un alucine de disco con estribillos certeros y guitarras inapelables. Su último trabajo, 'Danger Days', no llega a ese nivel, pero tiene algunos buenos puñetazos sobre la mesa. Gran concierto, fans entregados, otros sólo curiosean pero mueven la cabecita. Funciona. Ya es noche cerrada y esto se disfruta porque el lugar no se ha llenado ni se va a llenar. Y nos pasamos a copas, y hablamos de cosas peregrinas pero no somos capaces de escucharnos unos a otros, cosa que nos hace mogollón de gracia a pesar de ser un tanto desesperante. Estamos gilipollas.

    Yo quiero que Band of Horses me toquen 'Laredo'. Jo, es que es bonita, como 'Stop the Clocks' de L.A. Enlazan ambos grupos, tienen mil conexiones. Pero claro, están a diferentes niveles. Lo de los americanos es llegar y demostrar por qué junto a Wilco y Fleet Foxes son la santísima trinidad del alt-country. O de cómo mierdas quieras llamarlo. Pero es que son de una ejecución tan bella y perfecta que te sientes mal por no estar a su altura. No somos dignos, no somos dignos. Repeat after me: no somos dignos. Cierra los ojos y siéntete un funcionario de la frontera entre México y Estados Unidos. Tenían que haber tocado a las cinco de la tarde, pues su rock sudoroso y desértico así lo reclama. Ellos lo saben, pero no pueden permitir que otros grupos peores les pisen en el cartel. Nos conformamos, aunque no somos de conformarnos, y les perdonamos, aunque no somos de perdonar según qué cosas. No perdonamos a la gente que no lo da todo, nunca.

    Por eso nos vamos a ver a Lori Meyers, y enfilamos ya, al fin, la última parte del día, pensando en lo guays y divertidos que son The Hives, Kasabian y The Ting Tings. Pero antes, aaaay antes, Lori Meyers, que tienen también un directo mogollón de molón, y a los que siempre ponen a tocar en los festivales a horas intempestivas. Confieso aquí y ahora que en el SOS de Murcia no llegué a verles porque la jarana me acabó antes. Por eso tenía esa espinita y ya me la saqué. No veais el gusto que da cuando por fin deja de pinchar. Lo pasamos genial, como ya no puede ser de otra manera a estas horas, coreamos y bailamos. La muchachada se ha ido a ver a All Time Low, que lograron llegar, horas después, y andan tocando en el escenario canijo al mismo tiempo. Les queríamos ver, pero en este caso no hay duda con los Lori, que además salen por la puerta grande, como siempre, la duda ofende.

    Y aparecen los Zombie Kids para dar carpetazo a una jornada intensa que va camino de las diez horas ya. Nos queda poco dinero pero nos sobra descaro para afrontar lo que sea. Antes de que acaben nos largamos con la música a otra parte y nos da por caminar. La música nos acompaña a lo lejos. Este camino lo he hecho millones de veces, Ciudad Universitaria-Moncloa, imaginando un futuro de triunfo periodístico y miles de proyectos. Todo el distrito retumba desde Cantarranas, la noche fluye y Madrid luce espectacular. Nos cuesta pero, después de arreglar el mundo en conversaciones erráticas, decidimos darnos una tregua. Mañana más y seguramente mejor. Eso depende de nosotros y, conociéndonos, nos superaremos.