Loading player…

We’re currently migrating data (including scrobbles) to our new site and to minimise data disruption, we’ve temporarily suspended some functionality. Rest assured, we’re re-activating features one-by-one as soon as each data migration completes. Keep an eye on progress here.

En el año 1998 un grupo de amigos, compañeros de secundario se juntaron para tocar en un cumpleaños, sin saber puntualmente que es lo que iba pasar en el futuro. Ese recital, casero, prácticamente sin sonido, sin gente mas que unos 20 amigos, y en un lugar bastante reducido fue el primero de la historia de la banda ( que para esa época recién empezaba a moldearse el nombre de la misma) pero no fue el último. Así fue como en ese año Alejandro Kurz(guitarra y voz), Miguel Soifer(bateria), Pablo Spivak(bajo) y Mariano Botti (manager) comenzaron algo que hoy día tiene nombre y apellido: El Bordo.
Con el tiempo nos seguimos juntando , empezaron a aparecer los primeros temas propios, y con ellos y varios covers es que armamos el primer recital en La colorada el 17/11/98. Como todo primer recital, al lugar asistieron unas 50 personas, mayoría familiares y amigos, y algunos que terminaban de ver a una banda o esperaban para ver a otra y la verdad es que para nosotros el hecho de estar haciendo ya un primer recital oficial ya era un sueño, uno de los tantos que El Bordo nos dió el placer de poder cumplir.
En el 99 grabamos algunos cassettes para tratar de difundir los temas, e hicimos fechas en el teatro del plata y Catulo castillo entre otros, éste ultimo lugar fue donde El Bordo empezó a tocar mas seguido y que no dejó hasta comienzos del 2002. Pero hay que destacar que este año un nuevo compañero de ruta se iba a subir a esa historia que estábamos escribiendo: Leo Kohon en la armónica, que ayudo a ampliar el sonido de la banda . Para finalizar ese año decidimos ir de gira a la costa, no sabíamos bien que podía pasar, sin embargo agarramos los equipos y fuimos. El lugar fue Villa Gesell donde hicimos varias presentaciones durante la segunda quincena de enero, aunque no sabemos si el día de hoy hay gente que haya empezado a ir a ver a la banda gracias a eso, nos sirvió mucho como experiencia y como para empezar a afianzar la idea de querer tomarnos El Bordo como proyecto serio y duradero.
En el 2000 hubo un par de presentaciones que nos significaron bastante como las que hicimos junto a MAM ( banda de Omar Mollo), La favorita en el viejo Marquee, y la de Jose Ingenieros a beneficio de una escuela de chicos carenciados. En ese año es que pensamos que teníamos que tener algo para poder mostrar y nos mandamos a grabar lo que fue el “ Paso a Paso”: un demo grabado en una portaestudio de 4 canales con algunos temas que hoy todavía seguimos tocando y algunos que quedaron en el camino. La verdad es que Paso a Paso nos sirvió para mostrar lo que era El Bordo, esa mezcla de música, sentimiento y amistad que aunque grabado en condiciones poco recomendables ayudo a que el nombre empiece a ser reconocido(mas en el 2001 que en el 2000) por la gente que se mueve en el under y a que algunos vayan aprendiéndose unos temitas . Es el día de hoy que si lo escuchamos nos miramos las caras y sentimos esa sensación de cariño ya que fue nuestro primer demo, al margen del sonido y la presentación que tiene.
El 2001 fue un año importante, pasaron muchas cosas, algunas buenas, algunas no tanto. De hecho fue a comienzos de año que Ale se lastima la mano de manera que se le hizo imposible tocar la guitarra por un tiempo. Nos sentamos y vimos las posibilidades: o paramos por un tiempo largo, muy largo para nuestro gusto, o buscamos un guitarrista que suplante a Ale hasta que el pueda volver a tocar. Y así fue como El Bordo dejamos de ser 5 en ese momento, pero no pasamos a ser 6, sino 7. Guido Pérez Fantini tomaba la posta en la guitarra, y Ezequiel “ el negro” Puga se sumaba a la percusión, dejando atrás el mal trago del accidente de Ale, y dándole un plus de energía como para seguir adelante, confiados como nunca habíamos estado hasta ese momento. El Bordo nunca volvió a estar formado por una sola guitarra, cuando Ale se mejoró Guido quedo definitivo. Y salimos, la mayoría de nosotros había terminado el colegio y decidimos dedicarnos mas a la banda, y con un promedio de edad de 18 años empezamos las ya conocidas volanteadas, las cuales seguimos haciendo, la pegada de carteles, repartiendo el demo y todas las herramientas a nuestro alcance para darnos a conocer. Hicimos base en Catulo castillo que de a poquito empezó llenarse de caras no conocidas y tocamos en cemento invitados de La covacha, banda con la cual empezamos una amistad y compartimos escenario varias veces como por ejemplo también en el Teatro en el mismo año, otro recital para destacar fue el de Plaza de Mayo el 16 de septiembre por la noche de los lápices, fecha en la que volvimos a tocar los años siguientes en el mismo lugar. La convocatoria llegó a ser de 200 personas aproximadamente, haciendonos sentir que lo que estábamos haciendo valía la pena, que todo el esfuerzo no era injustificado, que a partir de ese día que nos juntamos en el cumpleaños de un amigo en el comedor de una casa a tocar lo que salía algo había cambiado y los resultado de esos 3 años empezaban a notarse.
Basta de ruido señores: saquemos un disco. Suena fácil, pero mierda que nos costó. Comenzó el 2002, catulo lleno, cemento con Callejeros( con los cuales compartimos también varias fechas) y Motor Loco, recital en Monterrey en Haedo, y conocimos el 2do gran lugar para nosotros. El primero había sido catulo, ahora fue el turno del Marquee. Era todo un paso pasar de un lugar de 200 personas a uno de 500, y nos mandamos, ese lugar nos alojó durante todo 2002 y 2003. En este año salió nuestro primer disco: “ Carnaval de las Heridas”. Tardó. En realidad tardo mucho en salir, pero salió. Fueron 11 temas, mucho laburo y corazón, entre esos 11 el que cierra generalmente los recitales: Los perdidos, aquellas personas que llenaron Catulo y le empezaron a dar color al Marquee. Terminó el 2002 en la Rocka junto a Vagantes Nocturnos.
El Ciclo del Marquee empezó en el 2002 y cerró en el 2003. Otro año movido, seguimos con el disco, empezaron a aparecer temas nuevos, seguimos de invitados en Cemento y nos dimos un gustazo: Beneficio en Hangar con Maldita suerte, callejeros y la Renga. Otro sueño mas para anotar. Tambíen hicimos una fecha en Asbury Rock en Flores y en Museo Rock. Cuando empezamos en Catulo dijimos: “ tocamos aca hasta llenarlo, lo llenamos y nos vamos” Con el marquee dijimos lo mismo, y lo hicimos.
Este año hubo cambios de integrantes en la banda. Habiendo tocado casi 3 años en El Bordo, Guido deja la banda, y lo reemplaza Hernán Tucci. Por otra parte así como costó que Guido se haya ido, 2 nuevos amigos se subieron a esta movida: Gabriel Candal como manager de la banda y Sebastián Notte como saxofonista. El Bordo ya éramos 9.
Ya para fines de este año fuimos a Cordoba a tocar por primera vez, junto a los gardelitos, lugar en el que nos trataron muy bien y la cual nos resulto muy importante ya que pudimos mostrale lo que estábamos haciendo a un montón de gente de Cordoba, oportunidad que no se da todos los días por cuestiones obvias de distancia.
Cerró el 2003, marquee lleno, 500 personas y listos para grabar nuestro segundo disco.
2004: y bueno acá estamos, nuevo disco: “ Un grito en el viento”, con el cual estamos sumamente conformes, contentos y orgullosos, se consolida la formación definitiva luego de la grabación con Diego kurz en primera guitarra y fue el momento de dejar el Marquee para pasar a Cemento. El 23 de abril pasado presentamos el disco en este lugar tan importante para la historia del rock, día en el cual lo que sentimos fue sinceramente inexplicable.
Gente, esto es lo que pasó resumidamente en estos 6 años. Hubo momentos difíciles, hubo momentos lindos, de hecho esta historia tuvo todo tipos de momentos, pero cualquier tipo de momentos que nos toco afrontar siempre lo hicimos con la mirada bien arriba.
Es inexplicable lo que estamos sintiendo hoy, estamos en el viento, dándole, haciendo todo lo posible para seguir creciendo y para que cada show sea el mejor, porque todos aquellos perdidos que algún día llenaron catulo, que algún día llenaron marquee y que hoy están empezando a llenar cemento se lo merecen, es nuestra forma de retribuirles el apoyo y el cariño, ese apoyo y cariño que si hubiera faltado, no nos dejaría cumplir el sueño que El Bordo nos permite cumplir todos los días.
Gracias a todos aquellos que nos mantienen en esa línea tan delgada entre la cordura y la locura, gracias por tanta magia.

Features

API Calls