RSS
  • Crónica Resurrection Fest 2015

    23 Jul 2015, 12:28 by _kam1kaze_

    Mie 15 Jul – Resurrection Fest 2015

    Crónica disponible en goetiamedia.com:

    En España, dentro de estilos no tan populistas, y por sobre todo en organizaciones que apuestan por grandes cabezas de cartel internacionales, durar 10 años sin parones y gozando de buena salud es todo un éxito. Una década no se pasa sin llevarse críticas (lo típico de que no se puede contentar a todo el mundo), pero si en cada edición sobrepasas la asistencia de público, y cada año optas por premios europeos a los mejores festivales del género, es un claro indicativo de que algo estas haciendo bien.



    El Resurrection Fest de Galicia es un referente europeo de festivales medianos con una media de 50.000 asistentes en sus últimas ediciones, y con un cartel donde las bandas principales desfilan por los todo poderosos Hellfest o Graspop. No querían quedarse cortos al celebrar una década de pasión, y la jugada les ha salido bien.

    ¿MEJORAS?

    * Recuperar la zona de skate y trial donde los asistentes pudieron ser partícipes de grandes demostraciones de destreza cada día del festival. Buena ubicación fuera del Ritual Stage y de camino al Chaos y Main Stage.

    * Gran comunicación antes y durante el festival a través de las redes sociales, la aplicación oficial del festival, e in situ en el recinto. Es cierto que con las caídas y cancelaciones, además de las bandas que se solapaban, hubo gran confusión, pero la organización estuvo acertada para que quienes tenían consigo el arma de la conexión de datos pudieran estar al tanto de todas las modificaciones. Enhorabuena Resu por estas iniciativas.

    * Firmas, sorteos, stands de marcas. Si bien hubo mas de un cabreo generalizado por el tema de las firmas (como la de Jonathan Davis de Korn el último día al presentarse solo 20 minutos de la 1 hora pactada en principio), la verdad es que la organización está sujeta a los caprichos de las bandas en este aspecto, pero aun así logró salir airosa en este aspecto, asi como en el de los stands de sus patrocinadores Vans, Spotify o Jagermeister ¿Quién no se pasó por esos sitios?

    * Fiesta de presentación gratuita con la presencia de bandas punteras como Biohazard o Pro-Pain, y gratis! Sin contar con las actuaciones de bandas nacionales a lo largo de los 5 días desde el inicio de las actividades del Resurrection Fest 2015. Una buena manera de mimar a los presentes.



    * Pandemonium y Resukids. La apuesta del Resukids el año pasado fue todo un éxito, y volvió a serlo este año, donde los mas pequeños también tienen su sitio en Viveiro. No con tanto éxito el Pandemonium, donde alguno que otro se sintió estafado a pesar de contar con pasarela exclusiva dentro de la zona de prensa del festival para poder ver mejor los conciertos del escenario Main Stage. Algo a mejorar de seguro para futuras ediciones, pero una buena idea en sí.

    * Resucamp y segundo camping gratuito. No solo se repitió la gran experiencia del Resucamp a precios asequibles, sino que la organización tuvo la buena idea de poner un segundo camping gratuito cerca de la playa, con buses nocturnos que actuaban de lanzadera entre el recinto y el camping. Todo un acierto que dejó a mas de uno contento.

    ¿COSAS A MEJORAR?

    * Método de pago con los tokens. Festivales como el Hellfest ya han implementado el uso de tarjetas de plástico recargables ya sea con efectivo o con tarjeta de crédito / débito, ahorrandose así llevar los molestosos tokens y usar un montón de plástico inservible. Poner cada token a 2,5 euros tampoco ayudó mucho, ni la subida de precios generales en bebidas. Alguien nos sopló que se debe a que las barras del festival este año no estaban llevabas por gente del pueblo sino por una empresa subcontratada de fuera, aunque son solo rumores.

    * Falta de oferta vegetariana dentro de la zona de comidas. No hay que ser un luceras para saber que en un festival de este género muchos de los asistentes son vegetarianos, así que si el año pasado se la marcaron poniendo un stand de deliciosos platos vegetarianos, este año brilló por su ausencia. Algo a tener muy en cuenta si no queremos pasarnos todo el festival devorando pasta o pizza, tampoco cuesta tanto dar algo mas de oferta gastronómica.

    * Disposición del merchandising oficial del festival. No hablamos del merchandising que pueden traer las bandas, que eso es algo individual de cada grupo, sino del merchandising oficial del Resurrection Fest. Literalmente o te habías hecho con alguna prenda el día jueves o ya podrías despedirte de tu apreciado souvenir de la edición aniversario. ¿Tan difícil es prever que todo el mundo querrá su camiseta o su gorra? Ya pasó el año pasado y ha vuelto a pasar, algo a tener muy en cuenta.

    * Mas zonas de descanso y sombra. Cada año el calor golpea mas y mas en esas fechas, y teniendo en cuenta que este año no llovió en ninguno de los días de celebración del festival, las pocas zonas de relax y sombra (ubicadas cerca del Ritual Stage) fueron demasiado pocas para las mas de 55 mil almas presentes.

    * Seguridad dentro del recinto. Ya el año pasado se sufrieron varios robos en mochilas rajadas y móviles robados durante los momentos mas intensos de cada actuación, y esta edición volvió a ser criminal el saqueo (especialmente entre las actuaciones de Refused y Comeback Kid). La organización respondió de inmediato y se detuvo a ciertas personas, pero el mal sabor de boca no se lo quitan a los afectados. Cosas de hacer el festival mas grande y con mas público, pero un factor siempre a tener el cuenta.

    Seguro que nos dejamos varias cosas en el tintero, pero mejor ir hablando ya de la música y del resto de aspecto organizativos de ésta décima edición del festival de la pasión.

    JUEVES 16 DE JULIO

    Vaya si había ganas de Resurrection Fest, que aunque las puertas abieron un poco después de la hora pactada, un gran público se reunió para hacer sentir como en casa a los madrileños Brothers Till We Die. Era impresionante ver la cantidad de gente joven que lucía sus camisetas durante el festival, y con el aliciente de grabar un videoclip (durante su corto set) de la canción “Cain et Abel”. Mucho hemos hablado en esta web sobre Felipe Alemán y los suyos, pero verlos en directo es otro cantar: impresionante el derroche de energía y de saber manejar el escenario al completo por toda la banda. Un sonido irreprochable y canciones que supieron a gloria como “No Passion No Compromise” donde casi se viene abado el Chaos Stage. Están destinados para algo grande, tiempo al tiempo.



    Para nosotros los siguientes serían JARDÍN DE LA CROIX. Los madrileños, con su mezcla de y no defraudaron, mas aun cuando se atreven a soltar grandes canciones como “Man Made Lightning” o “Talking With Planets” con tanta soltura que pareciese que realizan conciertos cada 2 días. El viento en los laterales se llevaba parte de su sonido por momentos, pero ello no deslució una gran actuación que supo a poco. Esperemos que en breve suban la grabación que hicieron del show con unas cámaras colocadas en la batería.

    Corriendo fuimos de nuevo al ResuCamp, ya que se había anunciado un show secreto de Toundra, en acústico y patrocinado por Gibson. Jamás os podré describir con palabras el sol justicieron que caía sobre nosotros a las 16:00, pero tanto la simpatía de la banda para hablar con todo el que se acercase, como esos 10 minutos de derroche acústico supieron a gloria y buen hacer. Los integrantes de la banda nos soplaron que intentaron hacer un combo doble y traerse a Adrift para que los acompañase en el Resurrection Fest, pero no pudo ser por la disponibilidad de la banda. Cosas como ésta actuación hacen mas grande aun a unos gigantes de nuestro .

    Por una entrevista con Refused y Comeback Kid (que pronto podréis ver en la web), ya los siguientes que pudimos ver fueron Betraying the Martyrs en el Chaos Stage. La banda que conoció la fama viral gracias a una versión de una canción de Disney demostró ser mucho mas que eso, y derrochando carisma en una frenética presencia en escena, lo dieron todo en temazos como la primeriza “Liberate Me Ex Inferis”, pero el infierno emocional se desataría en la anterior mencionada “Let It Go”. Había dudas de si lograrían llevar la misma destreza de sala a un festival, y pasaron con un gran aprobado.

    Soulfly no correrían la misma suerte en el escenario principal. Los habían anunciado a última hora, y lo cierto es que el show de Max Cavalera y los suyos empieza ya a cojear. Si, tener a parte de tu familia (a tu hijo y tu sobrino) tocando al lado tuyo quizás toque la fibra sensible, y aunque Marc Rizzo sea un guitarrista fenomenal, realizar el mismo show una y otra vez (y de manera totalmente insulsa) aburre un poco. El sonido en el Main Stage tampoco puso de su parte, y aunque la gente parecía despertar en los clásicos de Sepultura (“Refuse/Resist” y “Roots Bloody Roots”) lo cierto es que su proyecto en Cavalera Conspiracy tiene mas chicha. Una lástima.



    Unos esperados Suicide Silence demolerían de a poco el Chaos Stage el primer día del festival, y así lo demostraron con canciones como “Sacred Words” o la muy celebrada “Fuck Everything”. No llegó a la altura del show realizado en 2012 con Mitch Lucker al frente, pero Hermida casi lo consigue y demuestra el buen estado de salud de la banda. Raro fue escucharle en un latino cubano, pero mas aun ver a los Resu Kids en el escenario ante tanta tralla. En festivales se mueven bien, y ese tono mas gorrino en las voces hacen mucho por ganarle puntos a sus canciones.

    Ahora nos tocaba Refused en el escenario principal: puede que te tomes su vuelta a los escenarios como una tomadura de pelo en relación a su manifiesto a finales de los 90´s, o que su último “Freedom” no termine de convencerte, pero si no te emociona verlos en directo es que tienes horchata en las venas. Todo fue a su favor en Viveiro, con un sonido óptimo y un público entregado con ganas de devorar cada clásico, desde “Rather Be Dead” hasta la final “New Noise”. El pogo fue tan desenfrenado que varios personajes se dedicaron a robar móviles y carteras en las primeras filas del Main Stage (de nuestro conocimiento al menos unas 15 personas estaban buscando móviles “perdidos” a mitad de concierto, además de una fotógrafa que sufrió el robo de una cámara que llevaba colgando de un hombro), pero su vocalista llevaba a cabo mientras su show particular, ya sea caminando entre las masas de las primeras filas sobre las manos de sus fans, o bien bailando al ritmo de “Raining Blood” de Slayer en una intro improvisada al clásico “The Shape Of Punk To Come”. Muy mítico, ya tenemos ganas de verlos como teloneros de Rise Against en octubre.



    Ya con la noche caída, Comeback Kid volvían a Galicia (y al Resu) una vez mas en uno de los conciertos mas llenos del Ritual Stage ese día. En m opinión personal la organización del festival debería prever los llenos en sus conciertos (como el del 2013) y haberlos movido al Chaos Stage, pero aun asi todo fue una fiesta sobre ruedas con canciones con tanta tralla como “G.M. Vincent & I” o la final “Wake The Dead” que levanta polvo y emociones a partes iguales. Show previsible pero aun asi encantador.

    Unos esperados Black Label Society salían al escenario principal, con Zakk Wylde al frente y con míticos solos de guitarra de mas de 5 minutos, para cerrar todo con una infaltable “Stillborn” que nos dejó coreando. Lo hubiesemos disfrutado mas si el sonido del Main Stage les hiciese justicia, pero “Bleed For Me” o “Suicide Messiah” son simplemente mágicas. Sigo pensando que son mas disfrutables en sala, y así quedo comprobado, al menos en Viveiro.



    Cannibal Corpse corrieron la misma suerte en el Chaos Stage, con un sonido muy embarrado que hizo deslucir himnos de la banda como “Hammer Smashed Face” o la mas reciente “Evisceration Plague”. Corpsegrinder Fischer sigue siendo todo un show haciendo el molinillo, pero dos días antes los habíamos visto en Málaga con un sonido de escándalo, y aquí simplemente fue un despropósito que pasó sin pena ni gloria. Mal por una banda tan importante dentro del .

    Suerte que Berri Txarrak dieron un show de leyenda, con un set mas cañero de lo que recordamos en sus últimas giras, y con un Gorka enchufado que acertaba todas las notas y cantaba como si en ello les fuese la vida. El público respondió de igual manera, y con canciones como “Denak ez du balio” o la final “Oihu” aquello se puso patas arriba a pesar de tirar con el cansancio de todo el día. Fue tan mítico que me permito la licencia de pegar el set completo de la noche:



    Alegia Ordaina Kezkak
    Denak ez du balio
    Makuluak
    Zerbait Asmatuko Dugu
    Hitzen Oinarri Ahula
    26 Segundotan
    Betiko leloaren betiko leloa
    Bueltatzen
    Mix
    Harra
    Jaio.Musika.Hil
    Stereo
    Dortoken Mendean
    Lanbroan
    Sutxakurrak
    Mix end
    Etsia
    Ikasten
    Oihu

    El broche de oro de un final de día estupendo lo dieron los madrileños Toundra. Salieron con un poco de retraso, pero se lo perdonamos tras escuchar flipadas sonoras como “Zanzíbar” u “Oro Rojo” en un Chaos Stage que sonó de lujo a puro . Set épico y que supo a poco, pero que nos transportó en unas nubes oscuras de cielos negros al Resucamp. La primera noche había acabado entre cervezas y charlas amenas.

    VIERNES 17 DE JULIO

    Tras degustar los manjares que da una tierra como Galicia, y principalmente Viveiro (Albariño incluido), llegamos a tiempo al recinto para poder presenciar en el Main Stage a los norteamericanos Iron Reagan. Tony Foresta y los suyos son pura fiesta, y con un sonido destacado lo mismo daba que hiciesen versiones de Cro-Mags que de Cannibal Corpse, ya que el baile desenfrenado estaba asegurado. Nos tocaron la fibra sensible con su gran “Miserable Failure”, y realizaron hasta un show mas animado que en el Hellfest de hace un mes (tampoco difícil teniendo una posición mas privilegiada en el cartel). 15 canciones se pasan volando, y la cerveza sigue subiendo.



    Y si hablamos de cervezas, éstas explotaron de buena manera con el show de Death By Stereo (y no hablamos de las que arrojaba su poseído vocalista al público, una aterrizando en la mesa de sonido del Ritual Stage). Alucinante show donde dio tiempo de que su vocalista Frem Schulz bajase hasta el público y cantase desde un pogo frenético, recorriendo gran parte de la explanada del Ritual (si eso no es actitud y entrega no se que lo es). Por su fuera poco su bajista Robert Madrigal nos deleitó con una versión de “Raining Blood” de Slayer (si tan solo se le hubiese escuchado en el micro), incendiando el festival a primeras horas. Cumplieron con sobras y le dieron un puñetazo en los morros a las demás bandas de que desfilarían por ese escenario. Chapó.

    Los siguientes que pudimos presenciar fueron Kadavar. Los alemanes editan disco en nada, y trajeron la nota de clásico a un festival mas caracterizado por el , el o el . Todo hay que decirlo, y aunque su guitarra no estuviese muy fino en canciones como “Doomsday Machine”, las ganas que teníamos de verlos en un gran escenario como el Main Stage fueron satisfechas a base de grandes melodías. Gozaron de un sonido a la altura de la banda, y nosotros nos fuimos con una sonrisa de oreja a oreja.



    Una vez mas llegaban a España Toxic Holocaust y no nos lo pensábamos perder. El Chaos Stage fue testigo del buen hacer de la banda, y con temas como “The Lords Of Wasteland” o “Metal Attack” por poco nos rebanan los cuellos en un headbang frenético. Al principio no estaba seguro si verlos a ellos o a Anti-Nowhere League, pero bien valió la pena presenciar un show con buen sonido y un público animado.

    Backyard Babies estuvieron mucho mejor que hace un mes en el Hellfest, mas animados y mas acción en un escenario principal que supieron aprovechar al máximo. Es como si le hubiese faltado mas rodaje a la banda, y ahora se encontrase en su punto álgido dentro de la gira europea. “Dysfunctional Professional” y “Minus Celsius” fueron el despiporre total, y las guitarras de Dregen por fin sonaban a gusto en uno de los grandes shows del día.

    Menos fue lo de D.R.I. en el Chaos Stage. Kurt puso toda la carne en el asador, pero no así le resto de la banda, donde se les notó cansados o algo pasotas, pero aun así demostrando que no llevan tocando juntos solo un par de meses, y que gracias a temazos como “Wages Of Sin” o “Mad Man” pueden dejar su legado bien en alto. No el mejor de sus shows en la Península, pero aun disfrutable.

    MotÖrhead eran los cabezas de cartel indiscutibles de esta edición del Resurrection Fest, y el morbo aumentaba no solo por ser fecha exclusiva para España en 2015, sino porque el 90% de los asistentes estaban seguros de que iban a presenciar el último show de Lemmy en España. Se dieron el lujo de salir con retraso, el público los aclamaba y el show dio bastante de si (para la edad y el estado de salud de Lemmy). Convencieron a todos con un set correcto, cerrando a lo grande con “Ace Of Spades” y la inmortal “Overkill”, tardando mas de 15 minutos sobre la hora estipulada y sonando atronadores. Mención aparte para Mikkey Dee a la batería, sorprendiéndonos con un detallista solo de batería donde no solo demostraba su potencia sino también su talento. Quedará en el tintero la pregunta de si Lemmy debería seguir adelante con este tipo de shows (apenas se mueve en el escenario, apenas habla y todo parece costarle un mundo), pero es una alegría para toda una generación que ha podido ver a un clásico tocar encima del suelo de Viveiro. Eterno Lemmy!



    Decidimos ver Nuclear Assault porque ¿Cuándo sino los veríamos mas? Eminencias del , siempre puede ser su última gira, y dejaron bien en alto el pabellón de su legado con canciones como “Critical Mass” o “Hang The Pope”. Diversión a raudales y un show bastante dinámico donde casi no nos dio tiempo de respirar entre baile y baile.

    Children of Bodom empezaron algo frios en el Main Stage, y mas nos preocupamos con un parón de mas de 5 minutos donde los problemas técnicos y la falta de bajista pusieron en tensión a todo el festival. Eran muy esperados, la oportunidad de cientos de asistentes de revivir los buenos años de la hate crew, y por suerte lo arreglaron a base de clásicos como “Silent Night, Bodom Night” o “Sixpounder”. Alexi Laiho intentó animar al público, pero por A o B motivo no fue el show que todos esperabamos de Children of Bodom, sin ser realmente malo. Mejor suerte la próxima vez, tanto con el sonido como con la actitud ante el directo.



    Todo lo contrario con Terror en el Ritual Stage, otro de los grupos de a los cuales el escenario de la carpa les quedaba pequeño. No traían a Scott a las voces, y su bajista se encargo de poner las cosas claras para dejar ver que esta gira europea si valía la pena aún con un hombre menos. Creo que nadie olvidará ese final con un “Keepers Of The Faith” coreado por todos los presentes, locura total made in EEUU.

    Las cosas nos seguían sonriendo con In Flames, que bien pudieron dar EL BOLAZO de todo el festival. Había mucha reticencia hacia los “nuevos” In Flames y sus derroteros mas alejados del que tanta fama les dio, pero con un Anders que sonó inmaculado en las voces (no lo recordaba ya tan bien, hasta en las mas difíciles). La primera “Only For The Weak” sonó rara, si, pero viejas glorias como “Cloud Connected” o “The Quiet Place” sonaron como agua de mayo. Si ya nos dejó helados que recuperasen la brutal “The Chosen Pessimist” mas nos sorprendió que subieran a alguien del público (un muchacho llamado Javier, de Canarias) para interpretar “Take This Life” (robandole el show a Anders con una voz increíble). Cerraron la noche con “My Sweet Shadow” y nos volvimos a enamorar una vez mas de ellos. Sonido perfecto, set correcto, estos son los In Flames que tanto adorabamos.



    Y finalmente The Exploited. El Chaos Stage se inundó de fans una vez mas en “Sex & Violence”, Wattie soltaba sus pullitas por aquí y por allá, pero además de un sonido muy justo y una fórmula de directos muy ensayada y aprendida, no pudimos ver nada nuevo bajo la luna. Si, show disfrutable y nos alegra ver con buena salud a Wattie luego del susto que nos dió en la gira con Napalm Death, pero poco. Nos alejábamos del recinto mientras Abaixo Cu Sistema ponía patas arriba el Ritual Stage tal cual banda principal, pero ni las versiones de SOAD pudieron convencer a nuestros derrotados huesos. Se acababa el segundo día.

    SÁBADO 18 DE JULIO

    El tercer y último día iniciaba con la noticia de la cancelación de Providence sin muchas explicaciones, pero estabamos decididos de que sería un gran día y por ello fuimos corriendo para ver la actuación de Der Weg einer Freiheit en el Chaos Stage. Los alemanes salieron bastante convencidos y resultones, pero el sonido no les hizo justicia a pesar de desgranar grandes canciones como “Repulsion” o “Nachtsam”. Un bajo que sonaba saturado hizo de las suyas, pero el batería pudo salvar las papeletas con una gran actuación. Esperamos poder verles en un mejor ambiente y en sala.

    Monuments por su parte dieron la nota alegre en el Main Stage. Impresionante ver como la fama de la banda ha subido como la espuma, y es difícil quedarse quieto cuando tocan grandes canciones como “I, The Creator”, o cuando su vocalista Chris Barretto derrocha chulería mas propia de una banda americana de . Graciosos y talentosos, supieron manejar al público a su antojo, y aunque el viento se llevase su sonido por momentos estoy seguro que nadie se dio cuenta de que no sonaron todo lo correctos que deberían haber sonado.

    Nos tocaba ver In Mute en el Chaos Stage, quienes contaron con el beneplácito de la audiencia (que los adora) a pesar de su apuesta algo génerica. Nadie les puede quitar tener un directo que quita el aliento, aunque también algo forzado (todo hay que decirlo), pero supieron aprovechar al máximo (wall of death incluido) el tiempo del que gozaron. Bien por ellos.

    Pudimos ver parte de la actuación de Carnifex en el escenario principal, uno de los mas esperados en el ámbito extremo “moderno”. Se metieron a la gente en el bolsillo con “Die Without Hope” y “Lie To My Face”, y no podemos negar que lo suyo con la puesta en escena engancha. Aprovecharon tener un buen sonido durante todo el set, y es un espectáculo mas visual que musical del cual estamos contentos de presenciar.

    Para musical ya teníamos a Syberia, la banda catalana de que junto a Toundra fueron una de las fuerzas de la naturaleza mas interesantes del festival. Eligieron un set de canciones cañeras donde “Stampede” sonó gloriosa, y donde inclusive nos dieron a probar algo de su nuevo trabajo en “Desertica”, para terminar de rematarnos con “Red Dawn” y llevarse los aplausos en un set donde aprovecharon cada minuto para dejarnos en éxtasis.

    Creo que todos coincidimos en que Skindred podrían haber tocado unas cuantas horas mas tarde, ya que su show es mas vistoso con la luz del sol apagada, pero sea a la hora que sea Benji Webbe y los suyos hacen del una fiesta donde todo el mundo la lía parda. Lo mismo es con una versión de Metallica que con su gran “Nobody”, el hit “Warning” donde no desaprovechó la ocasión para realizar el Newport Helicopter con las camisetas de todos los asistentes. Entretenidos a mas no poder, una de las bandas que hacían falta en el Resu.



    Cambiamos brutalmente de rumbo con Ne Obliviscaris en el Chaos Stage. Por problemas con el equipaje y su instrumento, tuvieron que tocar con bajista. Si a eso le añadimos que su tiempo de actuación era muy reducido para crear toda la atmósfera que da su apuesta musical, lo suyo supo a poco pero pudo regalarnos joyas como ese “And Plague Flowers the Kaleidoscope”. Dos voces con tantos contrastes como belleza poseía ese violín mágico. Buen show venido a menos por problemas ajenos a la banda.



    Lo de Heaven Shall Burn no tiene nombre: sabíamos que darían uno de los bolazos del festival, pero tampoco nos esperabamos tanta brutalidad y grandeza en un solo lugar. Ya muchos de vosotros habreis visto el gigante circle pit que realizaron durante “Like Gods Among Mortals”, pero es que en un set en el que gozaron del mejor de los sonidos en el escenario principal ese día también pudieron regalarnos su increíble versión de “Black Tears” o hits como “Endzeit”. Un frontman enchufado y un público sediento de breakdowns, combinación mortal.



    Moonspell nos esperaban en el Chaos Stage, donde Fernando Ribeiro derrochó talento además de carisma, y tiró de un set donde mezclaba tanto canciones de su último lanzamiento (una enigmática “Medusalem” donde demostró destreza vocal) con clásicos de estas mas de dos décadas de la banda. Poco tiempo para tantos buenos temas, pero el final con “Alma Matter” y “Fullmoon Madness” es impagable. Si tan solo el sonido hubiese sido tan bueno como lo fue su elección de canciones.

    Danko Jones se presentaba en el Main Stage con un set de batería algo precario, pero oye! que esto es rock n´roll y solo le faltó soltar temazos como “First Date” o “Forget My Name” para tener a todo el respetable en la palma de su mano. Los Resukids volvieron a hacer acto de presencia y el pobre Danko no lo entendía, pero aun así seguía tirando de magia con “Cadillac” o “Gonna Be A Fight Tonight”. Espero que sea como el propio Jones lo dijo esa tarde, y que no tarden 10 años en traerlo de vuelta. Showman unido a talento, a pesar de no estar muy acertado en las seis cuerdas.

    Optamos por ver a Strung Out algo mas relajados y desde fuera del Ritual Stage, y aun así fuimos testigos de su buen hacer que otra vez tuvo que sufrir de los problemas de espacio de la carpa. Te tocan grandes canciones como “Wrong Side of the Tracks” y te vienes arriba, pero si encima le dedican “Soulmate” de NUFAN al fallecido Tony Sly es que ya es de sacarse el sombrero y abrazarlos. Muy grandes, que repitan todos los años que quieran.

    Korn lograron llenar todo el recinto del festival, eran otro de los cabezas de cartel y la gira de 20 aniversario de su disco debut atrajo a mucha gente. Personalmente para un servidor fue mucho ruido y pocas nueces, porque si bien levantaron polvo con la inicial “Blind”, el resto del set hasta llegar a los bises fue algo parado. Quizás su disco debut no funciona lo suficientemente bien en directo, quizás siempre fueron una banda de singles, lo cierto es que a pesar de dar un show a la altura de su fama, el setlist de aniversario no arrancó tantas sonrisas como se esperaba. Correctos y show para fans acérrimos, pero no para el seguidor promedio de Korn. Si ya le sumas una banda poco comunicativa pues arranca y vamonos, por suerte pusieron algo de Tool antes de su actuación.



    Y nos fuimos asi a ver a Satanic Surfers, para llevarnos la sorpresa de que la gira de reunión de la banda no llenó la carpa del Ritual Stage (había bastante espacio, al parecer Behemoth acapararon mas la atención), y unido a una banda que iba por detrás de Rodrigo Alfaro pues podemos dejar la actuación en un aprobado justo, a pesar de clásicos como “Hero Of Our Time” o “Head Under Water”. No fue su noche, no fue su actuación, pero aun así lo disfrutamos. Ni siquiera la conexión latina de Alfaro con el público español surgió efecto.

    Y cerramos el festival con unos también esperados Fear Factory ¿Qué deciros? Que Burton C. Bell volvió a dejarse las voces limpias en casa, y no exagero al decir que fue de escándalo el “espectáculo” que dio al cantar, con gallos incluso hablando, y destrozando grandes clásicos de ayer y hoy como “Replica” o “Demanufacture”. Dino Cazares y el resto de la banda estuvieron pletóricos, y supieron sacarle el máximo rendimiento al sonido del escenario principal, pero lo de Burton ya resulta criminal y es digno de un Expediente X…al menos le sirvió de sala de promoción del nuevo disco “Genexus” de la banda, que ya todos sabemos que sale a la venta el 7 de agosto (gracias Burton por recordarnoslo unas miles de veces). Si piensas asistir a la gira de aniversario de “Demanufacture” en España a finales de año ve preparado para todo.

    Despedidas, las últimas birras en el ResuCamp, anécdotas mil y decir adiós a Viveiro por todo lo alto. Una edición aniversario cubierta de un show de fuegos artificiales que no esperabamos, de ciertas cancelaciones y quejas por el precio de las bebidas, pero que con un cartel enorme y con una organización que ha presentado mejoras sustanciales, podemos seguir afirmando que se trata de uno de los mejores festivales españoles del género a todos los niveles: organización, apuesta, oferta, precios, y trato. ¿Dudas de que estaremos allí de vuelta en 2016? 10 años de pasión, gracias Resu y a por otros 10 años mas.

    PUEDES VER TODAS LAS FOTOS DEL FESTIVAL AQUÍ / YOU CAN SEE ALL PICTURES FESTIVAL HERE:

    RESURRECTION FEST 2015

    Texto: Morpheus Misfit
    Fotos: Iria Lage
  • Crónica High on Fire (29.06.2015)

    1 Jul 2015, 14:12 by _kam1kaze_

    Lun 29 Jun – High on Fire, Orthodox

    Crónica, con fotos, disponible en metalcry.com:

    Terminando el mes de Junio en Madrid, con cuarenta grados desde las diez de la mañana y encima Lunes, hacía falta algo que nos diera el bofetón necesario para no derretirnos en las calles y seguir avanzando la semana con energía. Y qué mejor que un buen concierto, en esta ocasión el ofrecido por parte de High on Fire, que llegaban a la capital para presentar su nuevo “Luminisferous”, acompañados por los locales Orthodox.

    La cita nos esperaba en la sala Arena, dónde los primeros fans comenzaron a darse cita hacia las 20 horas, momento en el que se abrían las puertas. Aproximadamente media hora más tarde saltaban al escenario Orthodox, un dúo comprendiendo las labores de batería, bajo y voz, que comenzó a desgranar un setlist denso, potente y muy contundente, ofreciendo un sonido que aglutina elementos de lo que se ha dado en llamar y , construyendo un muro sonoro casi impenetrable y avanzando por su actuación de menos a más.

    Desde luego su sonido no es para todo el mundo y algunos asistentes terminaron pidiendo la hora, aunque otra buena sección del aún creciente público celebró cada uno de sus temas, e incluso recibió con los brazos abiertos el inesperado bis de la banda. Mención especial para el trabajo de batería, sin lugar a dudas el elemento más crucial del sonido de Orthodox en directo. Fue un buen concierto, con tan solo unos leves problemas técnicos en una ocasión o dos (y con el sonido de la voz lejos de ser el mejor, aunque eso fue una constante toda la noche). Quizás algo más densos de lo que encajaría realmente con High on Fire, Orthodox fueron, no obstante, un potente e interesante aperitivo.

    Pero el plato principal no ser haría esperar demasiado. Sin parafernalia, solo una pantalla con el logo del grupo y un escueto juego de luces, High on Fire salieron al escenario dispuestos a dejar claro que son uno de los actos más potentes de la escena. Siempre he sido seguidor del grupo y me parecen una de esas bandas que, sin estar en primer fila, siempre ofrecen calidad en sus trabajos, tienen un sonido personal y reconocible y han sabido evolucionar sin perder su esencia con el paso de los años.

    Dispuestos a dejar claro que lo suyo es dar caña, High on Fire saltaron al escenario con la nueva “The Black Pot”, seguida por la clásica “Speedwolf” y por la también nueva “Carcosa”. La acidez sureña de sus riffs, la contundencia de la batería y la inconfundible voz de Matt Pike inundaron pronto una sala que presentaba mejor entrada de la que cabía esperar una hora antes. El estilo de High on Fire invita a perderse en sus riffs y melodías, arrastrado por una fuerza superior que invita al headbanging y al movimiento.

    El concierto fue ganando en intensidad con cada tema, haciendo que el público se entregara a la banda en todo momento, protagonizando “pogos”, coreando los temas y alabando la enérgica puesta en escena de la banda, que sin demasiados aspavientos y sin apenas comunicarse con el público, consiguió establecer una presencia escénica muy sólida que se ganó a todos los asistentes. Cortes como “The Sunless Years”, “Cometh Down Hessian”, “Madness Of An Architect” o “The Dark Side Of The Compass” fueron los encargados de continuar construyendo el castillo sonoro que los californianos estaban montando frente a nosotros, dejando en el escenario de Arena una ingente cantidad de riffs y solos, aumentados y transportados hasta el infinito por una de las mejores secciones rítmicas de la escena.

    Su mezcla de , y conforma un estilo destinado a un público muy particular y que, a todas luces, no es para todo el mundo. Sus temas ganan energía y velocidad en directo, pero la suciedad y acidez de los riffs y las melodías es algo siempre presente, que puede alejar a los menos acostumbrados o afines al estilo si se enfrentan a un show completo. Sin embargo, los que disfrutamos con el género y el sonido de High on Fire nos encontrábamos asistiendo a una fiesta total, con un setlist potente y una banda muy bien asentada, ofreciendo exactamente lo que prometen.

    La actuación tuvo grandísimos momentos, con un público muy entregado, con una mención muy especial para la recta final de la actuación, con los temas “10000 Years”, “Slave The Hive”, “Fertile Green” y “Snakes For The Divine”, que convirtieron la actuación en una casi constante sucesión de moshpits, headbanging incontrolable, e incluso pudimos ver a un par de personas pisar brevemente el escenario para salir en forma de crowd-diving. La palabra “auténtico” se viene a la mente ante una actuación tan potente, sincera y directa, sin artificios. High on Fire incendiaron la sala y nos dejaron un concierto realmente memorable, y con la adrenalina a tope para aguantar los calurosos días de verano… al menos hasta el próximo concierto.

    Autor: David Rodrigo (Coon)
  • Crónica Testament + Exodus (21.05.2015)

    27 May 2015, 14:35 by _kam1kaze_

    Jue 21 May – Testament, Exodus

    Crónica disponible en rockinspain.es:

    Hay eventos que suelen dejarte marca, por distintas razones, algunas buenas y otras malas, el pasado jueves 21 mayo asistimos a uno de esos espectáculos que te dejan huella y de la buena en esta ocasión por la intensidad de las bandas, vamos un cartel de lujo mires por donde lo mires. Testament y Exodus dos baluartes del dos bandas hermanas por muchas razones, una de ellas por haber iniciado todo esto que hoy en día llamamos y que gran parte de ello se lo debemos a estos dos gigantes que han sabido combatir con todo y contra todo en estos 30 años de historia. La segunda de ellas venía con un nuevo álbum bajo el brazo y no cualquiera “Blood In, Blood Out” ha demostrado ser uno de los mejores de la banda en su historia y eso ya es decir.



    Es por ello que la expectación era enorme y de Testament podríamos llenar paginas respecto a su historia, no tenían nuevo disco que promocionar, pero una oportunidad de verlos en directo da igual la razón por la que sea, hay que asistir y disfrutarles y ya.

    Al menos la entrada fue espectacular, comparada con la anterior del Lunes 18 en la Sala caracol, con un buen cartel, pero es comprensible que la peña tenga a veces que decidir que ver y que sacrificar.



    Por tanto este pequeño BIG TWO, por llamarlo de alguna manera, bien merecía la pena no perdérselo y los que tuvimos la oportunidad de asistir pudimos comprobar el buen estado de forma de ambas bandas. Exodus que le toco abrir el evento y vaya maneras y que mejor que con el tema que abre su nuevo trabajo “Black 13”, una manera rápida y concisa de hacer que el público entrara en calor a la primera sino es que ya lo estaba ante lo que sabía se le avecinaba con dos bandas de este calibre.

    Hay que ver cómo se las gasta Steve Souza, vamos en general la banda parece haber pasado por un nuevo renacer, se les ve compactos, sedientos y como hemos podido escuchar en su nuevo disco inspirados y llenos de nuevas ideas y de seguir, como me comento Steve poco antes del evento, al menos otros 30 años sobre el escenario. De momento su apuesta parece muy alta, pero todo sea por intentarlo.

    El repertorio fue muy bien elegido aunque siempre deseas escuchar algún tema más, la banda se vio suelta sobre el escenario y a Souza muy cercano con los suyos, incluso se atrevió con algunas palabras en español que tanto gusta a sus fans de esta parte del planeta. Dada la buena entrada esa noche en la Arena, se vio incluso varios “Wall of Death” y peña haciendo surfing, detalles que alimentan el espectáculo y su vistosidad crece y la banda lo disfruta como niños.

    Y como niños nos sentimos muchos que ya con cierta edad recordabais cuando dieron sus primeros pasos en la escena y es por ello que temas como “Piranha” o la incansable “Bonded By Blood” empezaron a sonar en la sala. Fue con sentir una bocanada de aire fresco, en esos días imposibles de verano. Y lo bien que sonaron, fue como volver en el tiempo y ni que decir de otro gran clásico como “Toxic Waltz” en donde Steve le pidió a la peña que se marcara un circulo como gesto especial al tema que venía.



    La banda se despidió con “Strike of the Beast” para dejarnos a todos sedientos de más . Y es que noches en donde la banda que abre es tan grande como la principal y no hay diferencia, da gusto porque mires por donde lo mires el disfrute está más que asegurado.

    Temas de Exodus:
    1. Black 13
    2. Blood In, Blood Out
    3. Iconoclasm
    4. Children of a Worthless God
    5. Piranha
    6. Salt The Would
    7. The Last Act of Defiance
    8. Blacklist
    9. Body Harvest
    10. Bonded by Blood
    11. War is My Shepard
    12. The Toxic Waltz
    13. Strike of the Beast



    Chuck Billy es ya de por si un personaje en sí mismo, en directo es un tío que se deja la piel y verle es harto simpático como lo pasa en grande como se siente un guitarrista más con su micro especial luminoso, disfrutando con sus seguidores y recorriendo todo el escenario compartiendo con sus compañeros y haciendo mil gestos. Con él el espectáculo está más que asegurado, y si le añadimos sus éxitos y un repaso exhaustivo por su discografía imaginaros el buen rato que hemos pasado.

    Aunque la banda no promocionaba ningún nuevo trabajo ya que su anterior Dark Roots Of Earth data del 2012 no importaba, lo sí valioso era disfrutar de sus temas y su energía en directo, que ocasiones son pocas y por ello no hay que dejarlas pasar o al menos morir en el intento. Esa noche pudimos ver que muchos lo sabían y de allí la excelente entrada.

    Además la banda viajaba con una alineación de lujo, con además del mismo Chuck en las voces, Steve Di Giorgio en el bajo, Gene Hoglan a la batería, así como las hachas de toda la vida; Erick Peterson y Alex Skolnick. Vamos como para perdérselo.
    Poder ver tan de cerca las artes de Hogan detrás del todo, es un placer para el paladar y si a eso le sumamos el buen y peculiar manejo del bajo de Steve, un ser brillante con su bajo de tres y seis cuerdas que nos dejó alucinados a todos y aquellos que estuvimos al frente en una posición única que nos da a veces ser de prensa y poder disfrutar a pie del escenario, poder verles a todos moverse a su antojo era un regalo para la vista y el oído. Disfrutamos mucho de los solos de Alex y gozar con su manera de tocar, incluso en momentos puntuales, teníamos las cuerdas tan cerca que podíamos tocarlas. Los temas de la banda de Oakland sonaron muy bien, esta noche el sonido estuvo de 10 por lo que el disfrute fue total.

    En esta ocasión Testament se dejó querer tocando muchos de sus clásicos de antaño que los han hecho irrepetibles como la indomable “The Haunting” o la apertura de su actuación directo al grano con “Over The Wall”, dejando claro desde el principio que iban a por todas. A partir de allí los temas fueron cayendo, como hojas en otoño, lentamente dejando que sus fans las asimilaran y disfrutarán como ellos saben. La peña hacia círculos en el medio, de nuevo muchos saltaban entre las primeras filas, otros eran alzados por los suyos hasta llegar al borde del escenario en momentos puntuales de éxtasis, que servían para que sus seguidores se dejaran la energía con cada corte.



    Para el final nada mejor que un “Practice What You Preach”, y cerrar así con la guinda una noche especial de puro , con no solo dos de sus mejores exponentes, sino con dos de sus creadores, eso ya es decir.

    Temas de Testament:
    1. Over The Wall
    2. The Haunting
    3. Rise Up
    4. More Than Meets the Eye
    5. The Preacher
    6. First Strike Is Deadly
    7. A Day of Reckoning
    8. Eerie Inhabitants
    9. The New Order
    10. Trial by Fire
    11. Into The Pit
    12. Disciples of the Watch
    13. D.N.R. (Do Not Resuscitate)
    14. 3 Days in Darkness
    15. Practice What You Preach


    Texto: Angela C. Araujo
    Fotos: Paulo Lara M.
  • Crónica Melechesh + Keep Of Kalessin + Tribulation (18.05.2015)

    20 May 2015, 12:57 by _kam1kaze_

    Lun 18 May – Melechesh + Keep Of Kalessin + Tribulation + Embryo

    Crónica disponible en metalcry.com:

    Lunes por la tarde, un calor impropio de mayo en el exterior y una de las giras más potentes del año a punto de arrancar en Madrid. Sin duda es difícil pensar en una forma mejor para comenzar la semana que visitar la Caracol para ver en un mismo cartel a Melechesh, Keep of Kalessin y Tribulation. Los tres grupos llegan presentando discos que han tenido muy buena acogida entre los fans y las expectativas con su puesta en escena eran altas. Sin dudas la velada prometía y para calentar motores la organización dispuso del arma perfecta en los italianos Embryo.



    También con un nuevo disco bajo el brazo, los lombardinos se subieron al escenario frente a un público realmente escaso (la sala, a las seis y media de la tarde, aún estaba desangelada) decididos a dejar una buena muestra de su capacidad y talento. Para ello contaron con un setlist de media hora en el que presentaron siete temas, arrancando con “My Pounding Void” y “An Akward Attempt” y avanzando por temas como “The Door To The Abyss” y “The Touch Of Emptiness” hasta finalizar con “No God Slave”. A pesar de la escasez de público que aún exhibía la sala, la banda se mostró participativa y con ganas de gustar, arrancando algunos aplausos y vítores entre los primeros asistentes. Su actuación fue buena y sirvió para ir calentando motores, aunque algunos parones demasiado silenciosos entre algunos temas rompieron un poco el ritmo de la actuación en un par de ocasiones.



    Los siguientes en pisar el escenario fueron los suecos Tribulation, que llegaban para presentar su nuevo “The Children Of The Night”, un disco que ha sido recibido como una de las mejores revelaciones del año y que ha puesto a la banda en las listas de muchos. Con su estética habitual y mucha energía, el cuarteto saltó al escenario a ofrecernos temas como “States Gateways Beckon”, “Beyond The Horror” o “The Vampyre” y lo hizo con una energía incesante, sin permitirse ni el más mínimo descanso, llevando a los asistentes (ya sustancialmente más numerosos que en el acto anterior) a un torrente de agresividad, misterio, energía y ocultismo.



    Muy bien plantados sobre el escenario, los guitarristas Adam Zaars y Jonathan Hultén se hicieron dueños del escenario, mostrando una entrega absoluta a la música y su interpretación, en especial el Jonathan, que no dejó de moverse por el escenario con cada riff, como sometido a trance por la influencia de su propia música. El concierto, con temas como “In The Dreams Of The Dead”, “Ultra Silvam” o “When The Sky Is Black With Devils” y una banda entregada y compenetrada, se convirtió en un espectáculo completo gracias a un sonido muy apropiado para el acto, resultando en un torbellino que dejó todos los cuellos de la sala calientes.



    La espera por Keep of Kalessin se hizo ligeramente larga, pero cuando el trío noruego saltó al escenario para presentar su nuevo “The Epistemology” hizo que valiera la pena. La banda no se anduvo con chiquitas y se lanzó a descargar su enérgica propuesta con “The Grand Desing”, “Dark Divinity” y “The Awakening”. El público asistente aún creció un poco más respecto al concierto anterior, rozando la media entrada, algo nada desdeñable para tratarse de un lunes por la noche. Los noruegos son una banda que ha demostrado ser un torbellino en directo en más de una ocasión y esta no iba a ser diferente. A pesar del cambio en la formación la banda sigue siendo todo un ejemplo de cómo llenar un escenario con brutalidad y energía, desplegando toda la potencia de su “”.

    Con temas como “Dragon Iconography”, “The Divine Land” o “Ascendant” y altas dosis de un frenético headbanging, la banda cuajo una puesta en escena a la altura de su estatus, contagiando su empuje a un buen sector del público. Buena actuación.



    Finalmente, y tras una espera notable (aunque agradecida: era necesario recargar las pilas unos instantes) Melechesh saltaron al escenario y sin muchas presentaciones ni meditas tintas se lanzaron a presentar su flamante y aclamado “Enki” y a desgranar una actuación potente y muy representativa de su personal sonido. “The Pendulum Speaks” y “Tempest Temper Enlil Enranged” dieron el pistoletazo de salida a la banda comandada por Ashmedi y el público se entregó a ellos desde el principio, acompañando sus pasajes más salvajes con headbanging y los más melódicos y con bailes y palmas. El sonido acompañó durante toda la actuación y permitió que temas como “Ladders To Sumeria”, “Grand Gathas Of Baal Sin” o “Genies, Sorcerers And Mesopotamian Nights” tuvieran un impacto absoluto sobre el público.



    La banda se mostró compenetrada y bien plantada sobre el escenario, representando de forma fidedigna la calidad que podemos disfrutar en estudio. Uno de los momentos más intensos de la ya de por si potentísima actuación de Melechesh llegó con la interpretación de “Multiple Truths”, uno de los singles de su nuevo disco, que se convirtió en uno de los temas más celebrados de la noche (y el culpable de mi tortícolis de hoy).



    La banda no redujo las revoluciones en ningún momento y planteó una frenética recta final con “Triangular Tattvic Fire”, “Ghouls Of Nineveh” y “Rebirth Of The Nemesis: Enuma Elish Rewritten”, dejando la sensación de haber dado un concierto realmente apabullante y potente, aunque quizás un pelín más corto de lo que cabría esperar (solo diez temas en una hora para el total del setlist). En cualquier caso, la gira estuvo a la altura de las expectativas, con auténticos sobresalientes para Tribulation y Melechesh y notables muy altos para Keep of Kalessin y Embryo.


    Autor: David Rodrigo (Coon)
  • Crónica Moonspell + SepticFlesh + Eternal Storm (26.03.2015)

    1 Apr 2015, 15:04 by _kam1kaze_

    Jue 26 Mar – Moonspell, Septic Flesh, Eternal Storm

    Crónica disponible en metaltrip.com:

    Un jueves en la capital suele ser sinónimo de conciertos semi vacios, pero con un cartel como el que nos traía Madness Live Prods, era imposible. Los madrileños Eternal Storm, Septicflesh y Moonspell. Ahí es nada, y con esas credenciales, la sala Caracol registró un Sold Out absoluto, y quien no pudo asistir se perdió un enorme concierto detrás de otro. Pero no “panda el cánico”, nosotros te lo contamos.



    Eternal Storm:

    Si aún no conoces esta banda, ya va siendo hora que compruebes de lo que son capaces. Hacen un , oscuro y contundente, muy melódicos y con retazos de un progresivo de gran calidad. Con un bajista vocalista, duro, tenaz y con una voz desgarradora; dos hachas cada uno mejor que el otro y a la vez de un nivel enormemente equilibrado; y un batería que puede presumir de registros, además de una contundencia fuera de toda duda.



    Con esas cartas de presentación, no es de extrañar que desde el público se nos acercaran a los que estábamos delante y nos preguntaran que quienes eran. Con sólo dos temas se ganaron a la parroquia, que estaba expectante a partes casi iguales por Septicflesh y Moonspell. El sonido les acompañó, y espoleados por la respuesta de la gente, dieron un auténtico conciertazo. He tenido la ocasión de verles varias veces, y la verdad es que esta es la que más me gustaron, y eso que uno de los hachas esta vez no se quitó los zapatos para tocar, pues si moría, moría con las botas puestas. En vez de eso, se pusieron las botas a base de riffs directos como en “The Dream” y la que para mí es una auténtica obra de ingeniería musical, “The Great Wings of Silence”.



    Muy rápido pasó el concierto de Eternal Storm, pero la verdad es que un servidor no se los perdería el día 2 de Abril, tocando en la gira de De Profundis, porque convencen, son buenos, tienen calidad y sus temas están llenos de personalidad. Como el título de una de sus composiciones, son pinceladas en la oscuridad, pinceladas de mucha calidad.

    Septicflesh:

    Qué ganas había de ver a estos griegos, y la sala ya presentaba tres cuartos de entrada, con gente ardiendo de ganas de ver a unos Septicflesh que suben como la espuma. Tras un corto periodo de tiempo, la intro puso en liza la salida, que dejó claro que esa noche no estaban de meros comparsas. “War in Heaven” dejó sobre la mesa todas las cartas de la banda griega, que como una ola de frío, sobrecogió las almas presentes y las transportó a los rincones más oscuros del una voz que como una araña recorrió la sala.



    Era sólo el principio de un concierto muy efectivo, y que mejor continuación que “Communion”, que describía lo que estaba pasando, con ese aire de embrujo que tenía a la sala a los pies del grupo. El concierto fue una constante, donde no faltó la furiosa puesta en escena de estos atenienses que a base de un atronador bombo y de un gutural profundo, estaban dejando claro por qué están donde están y porqué están en la lista de preferidos de todos los fans del más gótico.

    Casi al final del concierto tocaron uno de los temas que más me gustan de la banda, “Anubis”, un tema quizás con un riff más melódico, pero que te transporta a esa sala donde el Dios egipcio enjuiciaba a las almas que recorrerían su camino en el más allá. El veredicto esa noche en la capital fue que habían dejado el pabellón muy alto a los cabezas de cartel. Tocaron menos tiempo del que hubiera gustado a más de uno, pero con “Prometheus” cerraron una bestialidad de concierto, una confirmación de que no hay quien les haga sombra en su propuesta, pues quien traen las tinieblas son ellos.



    El setlist de Septicflesh fue:

    War in Heaven
    Communion
    Order of Dracul
    A Great Mass of Death
    Pyramid God
    Titan
    Prototype
    The Vampire from Nazareth
    Lovecraft’s Death
    Anubis
    Prometheus

    Moonspell:

    Los portugueses estuvieron aquí este verano, pero al sol y con un sonido nefasto, así que las ganas por verlos eran tremendas, con un sold out colgado en la puerta y con una expectación propia de la historia de unos Moonspell que nunca decepcionan, sean cuales sean las circunstancias. Presentaban “Extint”, su más reciente trabajo de estudio. Su setlist traía mucha carga de este nuevo disco, pero combinaron con clásicos y dejaron claro que el estado de forma de la formación es de una madurez compositiva muy grande.



    Ya en el segundo tema de la noche, el que da nombre al nuevo álbum, se vio que la gente ha aceptado el nuevo trabajo con los brazos abiertos, y la verdad es que en directo el tema funcionó a las mil maravillas. Tema a tema, el concierto que los portugueses se estaban marcando dejaba claro que el nivel de la noche no iba a decaer ni por un segundo. El grupo estuvo muy simpático con la gente, chapurreando en un perfecto portuñol el agradecimiento por el lleno de la sala y regalando lo mejor que tienen: su música y su directo.

    “Domina” sonó brutal, al igual que su tema en su lengua natal, “Em Nome do Medo”. Pero donde la gente se vino arriba fue con “Vampiria”, uno de esos temas que parecen escritos para el directo, y que la gente no dejó de corear y disfrutar. Parecía que estaban llegando al final cuando anunciaron “Alma Mater”, leyenda viva del . Un himno que reside en los altares de las mejores composiciones de la historia, y que crea ese ambiente donde la gente se desgañita, donde los ojos se llenas de lágrimas de emoción y donde se produce esa comunión entre público, canción y grupo. Es única, es especial y en directo pone los pelos de punta.



    Un parón breve para tomar aire y acometer el final del concierto, con “Wolfshade” y “Full Metal Madness”, un final prematuro, pero con la promesa de que volverán. Será difícil repetir la gran noche que nos dieron Moonspell, Septicflesh y Eternal Storm, pero en la retina queda una de las noches más grandes del 2015, y acaba de empezar el año, nos quedan meses de buenos conciertos por delante, pero este, ya está en el top.

    El setlist de Moonspell fue:

    Breathe (Until We Are No More)
    Extinct
    Night Eternal
    Opium
    Awake!
    The Last of Us
    Medusalem
    Funeral Bloom
    Malignia
    Mephisto
    The Future Is Dark
    Domina
    Em nome do medo
    Vampiria
    Ataegina
    Alma Mater
    Wolfshade (A Werewolf Masquerade)
    Full Moon Madness

    Crónica y fotos: yalinku@metaltrip.com
  • Crónica Aborted + Origin + Exhumed + Miasmal (09.12.2014)

    21 Dec 2014, 13:01 by _kam1kaze_

    Mar 9 Dic – The Hell Over Europe Tour

    Crónica disponible en metaltrip.com:

    Noche de en la sala Caracol de Madrid, un martes en que el público sorprendería con una entrada más que interesante en la sala, pues por lo general los primeros días de la semana, la afluencia de público a los conciertos suele ser escasa. Pero con un cartel con Miasmal, Exhumed, Origin y Aborted, era difícil resistirse.

    Miasmal

    Con puntualidad casi británica, Miasmal salían a escena con la sala a media bandera, pero con los asistentes listos para la batalla. El grupo procede de Suecia, y en este 2014 han sacado su primer disco de larga duración, tras el Cd/Lp de 2011. Su sonido fue muy limpio, y estamos hablando de de la vieja escuela, y tocaron en la penumbra absoluta, ya sabemos cómo es esto, en la capital los técnicos son especialistas en sombras.



    El grupo tenía la difícil papeleta de abrir una noche con grandes nombres en el mundo del , y la verdad es que no lo hicieron mal, teniendo una muy buena acogida por parte de los presentes a esas tempranas horas de la noche. Con riffs crudos y potentes, supieron ganarse a la parroquia, que no desaprovechó su presencia en la zona de merchan para intercambiar opiniones tras su show.

    Contaron con apenas media hora de concierto, pero tocaron temas de su último álbum, “Cursed Redeemer”, que cuajó muy bien con lo que la noche ofrecía. “Excelsior”, bandera de este disco, sonó como un auténtico trallazo, y convenció, así como temas de su primer Lp, del cual destacó “Toxic Breed”, muy oscuro y con un gutural desgarrador. Buena carta de presentación de los suecos.

    Exhumed

    Corto, muy corto resultó el concierto de Exhumed, que dieron un auténtico espectáculo, que rozó el surrealismo, con momentos que amenazaban con comerse a los cabezas de cartel. Son perros viejos, y llevan los 90 impresos en su sonido, con un toque mucho más que sus acompañantes en el cartel. Tocaron apenas media hora justa, pero arrasaron, y casi lo hicieron literalmente, con la sala. Entre la potencia de su vocalista, el pelotazo que llevaba el guitarrista, y el enfermero loco que pululó entre los temas, el concierto de Exhumed fue una auténtica locura.



    En mitad del concierto apareció un enfermero, manchado de sangre, con una sierra eléctrica. Pero nada de atrezo, una sierra eléctrica de verdad, y no contento con ello, la encendió y la zarandeó de manera muy peligrosa ante la atónita mirada de los asistentes. No era el primer ni el último show del médico sádico, pues tenía preparadas dos travesuras más. Por si el guitarrista no estaba suficiente pedo, sacó al escenario un embudo con un tubo, se lo encasquilló en el gaznate, acostado, le vacío un par de cervezas y cuando se levantó sólo podía ocurrir una cosa: el guitarrista vomitó a las primeras filas, que se salvaron del asqueroso baño por los pelos.

    Para terminar la locura de la noche, salió a escena nuevamente con la sierra, una cabeza, a la que le quitó un tapón de la parte baja, para rociar con sangre falsa el escenario y la parte delantera. El descojoe era general, pero todo este show fue secundado con un muy efectivo concierto, tanto a nivel de dureza como de sonido. Sin duda, dejaron el pabellón muy alto y se despidieron con una sonora ovación.

    El setlist de Exhumed fue:

    Coins Upon the Eyes
    Your Funeral, My Feast
    Dysmorphic
    Casketkrusher
    The Matter of Splatter

    Origin

    Los terceros de la noche no iban a ser menos, y a punto estuvieron de llevarse la palma. Origin fueron hasta los origines del más animal y brutal, pero a la vez muy técnicos. Su salida a escena fue en tromba, con “Reciprocal”. Con esa carta de presentación, el público decidió no estar quieto ni por un segundo, formándose el primer pogo en condiciones, y destrozando cuellos, melenas y codos con alguna caída fortuita. Todos y cada uno de los integrantes de la banda se notan que son versados en dar cera, pulir cera.



    El batería es un portente, contundente, rápido, pero a la vez muy rítmico. Nada de aporrear sin compasión el instrumento, aporrearlo con dureza, pero con técnica, así de fino hiló esa noche. La voz cantante, nunca mejor dicho, se dejó las cuerdas vocales sobre las tablas, corriendo de un lado a otro, pidiendo que le subieran la el volumen constantemente, y compartiendo con el público, hasta el punto de pedir que uno de los asistentes se lanzara desde el escenario. Lo hizo, aunque tímidamente, la altura del escenario de la sala Caracol, impone.

    Mucha tralla, eso es lo que dio de sí el concierto de Origin, dureza técnica en dosis pequeñas, pero que se metían en vena con cada tema, convirtiendo la sala en una locura colectiva, con un gutural que hacía temblar los cimientos de la ciudad y dando un concierto que por poco dejó la actuación de los cabezas de cartel en segundo plano. Por poco, porque como sabemos, Aborted son harina de otro costal.

    Reciprocal
    Expulsion of Fury
    All Things Dead
    THRALL:FULCRUM:APEX
    The Aftermath
    Redistribution of Filth
    Evolution of Extinction
    Portal
    Unattainable Zero

    Aborted

    Tercera vez que veía a Aborted este año, tras Metaldays y Resurrection Fest, y la verdad es que resultó ser el mejor de los tres conciertos, aunque el de tierras gallegas rozó la perfección. Pero el concierto de Madrid, fue de matrícula de honor. Esta vez tocaba presentar su último trabajo de estudio, “The Necrotic Manifesto”, y viendo lo que habían hecho Origin, decidieron dar un paso más allá, y añadir la brutalidad en los riffs y la voz, para dejar claro quién mandaba. Aunque mis buenos amigos vikingos lo nieguen, el está presente en sus temas, y eso se vio en el directo, donde la gente no aguantó ni dos temas en liarla bien liada, con un pogo duro y correoso que acompañó la potencia con la que la banda se presentó en la capital.

    Uno de los momentos de la noche fue cuando en “Coffin Upon Coffin”, compartieron escenario con Matt Harvey, vocalista de Exhumed, que aún tenía energía para a dobles voces, arrasar con lo poco que quedaba de la cordura colectiva. Con los cimientos asentados, calleron trallazos de la talla de “Fecal Forgery” o “The Holocaust Incarnate”, clásicos que por donde pasan no aceptan prisioneros.



    Para la parte final del concierto se dejaron “Cenobites”, el tema más inquietante si cabe de la banda, que te introduce de lleno en una vorágine psicótica mental, con el grupo en una forma admirable, muy serios durante toda la actuación. Parecía que la masacre había terminado, pero se dejaron un extra para ajusticiar a los presentes, con “Nailed Through Her Cunt”, vieja escuela que destrozó definitivamente todos los paliativos que podrían describir la noche de divina tortura que resultó ser la visita de estas cuatro grandes bandas a la sala Caracol de Madrid.

    El setlist de Aborted fue:

    Dead Wreckoning
    Meticulous Invagination
    Parasitic Flesh Resection
    Necrotic Manifesto
    Hecatomb
    Coffin Upon Coffin
    Fecal Forgery
    Expurgation Euphoria
    The Holocaust Incarnate
    Six Feet of Foreplay
    The Extirpation Agenda
    The Origin of Disease
    Sanguine Verses (…Of Extirpation)
    Cenobites
    The Saw and the Carnage Done
    Nailed Through Her Cunt

    Crónica y fotos: yalinku@metaltrip.com
  • Crónica Ulcerate + Wormed + Gigan (30.11.2014)

    13 Dec 2014, 15:47 by _kam1kaze_

    Dom 30 Nov – Confronting Entropy European Tour MMXIV

    Crónica disponible en pitchline-zine.com:

    El pasado domingo día 30 de Noviembre, en la céntrica y archiconocida sala madrileña Caracol, tuvo lugar el segundo embiste de la gira Europea que nos trae a varios titanes del más innovador desde distintos rincones del planeta. Nada menos que Ulcerate, Gigan y Wormed como locales formaban los platos fuertes, sin menospreciar a los no tan conocidos como Solace of Requiem o DEPARTÈ.

    DEPARTÈ
    La velada comenzaba temprano, como cabía esperar debido al número de bandas y día de la semana, y a las 6:40 de la tarde con la banda originaria de Tazmania, DEPARTÈ, que durante unos 20 minutos nos lanzaron su combinación de influencias que van desde el tan en boga estos días como un menos delicado y directo. Quizá el poco tiempo y un cartel tan prometedor fueron factores en contra de los de Tasmania ya que una propuesta tan dinámica como la suya requería quizá un público distinto y un tiempo más largo para desarrollar su propuesta, pero con tan poco tiempo, sus largas dinámicas y temas menos directos quizá quedaron un poco desvirtuados pese a lo aparentemente interesantes que parecían. Nos quedamos con ganas de oírlo en otras circunstancias.



    GIGAN
    Tras unos minutos de descanso, el siguiente acto apareció en escena. Esta vez, los norteamericanos Gigan a los que recientemente entrevistamos, tomaron el escenario y lo hicieron suyo con una potente combinación de buen y psicodelia, apoyados por un theremin que el guitarra usaba para añadir textura y marcianidad. Su tiempo en el escenario fue, sin duda, bien aprovechado con un repertorio más variado que la banda anterior y una solidez avalada por sus últimos trabajos discográficos. La mayor pega quizá fue el orden en el que les tocó actuar, algo injusto bajo nuestro punto de vista tras la demostración de saber estar y originalidad que dieron.

    SOLACE OF REQUIEM
    Tras unos 30 minutos de actuación de Gigan, los siguientes en demostrar lo que traían desde el otro lado del océano eran los también norteamericanos Solace of Requiem, la banda más floja bajo nuestro punto de vista. No sólo influyó que después de Gigan se requería algo grande, pero su visión del era plana y poco emocionante: mucha brutalidad, sí, pero sin un rumbo fijo. Todas las canciones nos parecían bastante similares y, desde luego, no se les veía tan en forma como a los demás integrantes e, incluso, el músico de sesión que llevaban para esta gira, hacía palidecer al guitarra de la formación. Sin duda un desacierto por su parte y algo sobre lo que deberían reflexionar a su vuelta a casa. Esperamos verles en mejor forma para la siguiente ocasión.

    WORMED
    Sin duda uno de los platos grandes de la tarde se estaba preparando ya. Me atrevería a decir que más de la mitad del público venía a verles a ellos (quizá por desconocimiento del huracán neozelandés que cerraría la velada) y tras un cambio algo más largo de lo normal se situaban en el escenario de la sala Caracol los madrileños Wormed. A los locales no se les da bien hablar, no se les da bien presentarse entre tema y tema, sólo entienden de destruir, aplastar y ciencia ficción y, desde luego, pocas bandas lo hacen mejor. Notamos una mejora sorprendente en el sonido y una forma espectacular, digna de envidiar por cualquier banda. Sonaban conjuntos, sonaban prietos y sonaban aterradores y desde luego, el nuevo miembro a la batería les hacía ganar. Sonaron “Geodesic Dome”, “Tunnel of Ions” y por supuesto, su single “Tautochrome” en casi 50 minutos de actuación sin descanso. Quizá el estilo vocal es lo más anodino en la banda si no es un fan acérrimo del estilo pero todo lo demás lo compensa. Es fácil entender por qué están creciendo tanto y tras su último tema dejaron paso a lo que sería la última actuación de la noche y cabezas de cartel,

    ULCERATE
    Superados en número por todas las bandas que tocaron, el trío de las antípodas se tomó su tiempo en prepararse, colocar sus largas pedaleras y tranquilamente, acoplar sus instrumentos para que comience su show. Son densos, son agresivos y son cambiantes. Como si de la banda sonora de dos planetas chocando se tratase, Ulcerate adorna su música con infinidad de matices: es , es disonante, es tensa, es dinámica y desde luego, está pensada. Pensada hasta la extenuación acompasada por miles de efectos y distintas texturas. “Confronting Entrophy” de su aclamado último trabajo, Vermis, ”Dead Oceans” y por supuesto “Everything is Fire” sonaron durante la hora justa de repertorio que dieron, con un sonido orgánico y potente que hizo vibrar a la sala pese al “poco” público asistente.



    Quizá uno de los mayores enemigos de Ulcerate fue la duración excesiva y el amplio número de bandas, tocaban los últimos y se entraba a las 6:30 de la tarde. No obstante, a las 11:00 ya estábamos saliendo de la sala. Nos sobraron bandas, desde luego y, como viene siendo normal en los últimos conciertos de bandas menos comerciales, nos faltó gente. Un público de aproximadamente 70-80 personas es insuficiente para bandas de tan altísima calidad y a un precio prácticamente irrisorio, estamos hablando de 5 bandas por 15 euros, haced las matemáticas vosotros mismos.

    Esperamos que, aún así, las promotoras no pierdan la fe y esta situación vaya remontando. Es vital que sigan apareciendo esta clase de conciertos nada fáciles de ver por nuestras tierras y no nos saturemos de bandas genéricas o intentando rescatar la gloria perdida de hace 10 años…

    Redactor ... Ahab
    Fotos cortesía de Juan Morillas (Juan Morillas Fotografía)
  • Crónica Machine Head + Darkest Hour (15.11.2014)

    18 Nov 2014, 21:22 by _kam1kaze_

    Sab 15 Nov – Killers & Kings Tour 2014

    Crónica disponible, con más fotos, en metaltrip.com:

    Tras un Sold Out a dos días del concierto, y después de la polvareda que habían levantado Machine Head, tocaba verlos en directo en la sala La Riviera de Madrid. Habían cambiado la hora de apertura de puertas, y además, se habían caído Devil You Know, una verdadera pena, pues el triplete de grupos era más que loable. Al final, todo quedó en Darkest Hour y los cabezas de cartel.

    Antes que nada quisiera comentar algo de toda la polémica que se ha levantado, pero sólo una frase que se ha oído demasiado, “…son un grupo de segunda línea”. Estoy de acuerdo con esta afirmación, pues sí es verdad, son un grupo de segunda línea de sucesión, cuando algunos grupos que se hacen llamar grandes dejen de arrastrar su nombre con eternas despedidas, epitafios y finales, les darán paso a esa segunda línea de flotación que tienen lo necesario para suceder a los viejos dinosaurios.

    Con la sala prácticamente vacía, salieron a escena Darkest Hour, un grupo del que ya había escuchado mucho y que tenía ganas de verles. Pero como suele ser habitual, los teloneros estuvieron maltratados. Maltratados por las luces, por el sonido, por todo el tema técnico en general. No sé de quién será la responsabilidad de que esto ocurra, pero es injusto., pues el público se ve obligado a sufrir un sonido horrible, casi a oscuras y encima, si el grupo te gusta, a quedarte con un mal sabor de boca.



    Los americanos son de la misma quinta que Machine Head, y llevan bastante en este negocio para saber que las condiciones que les ofrecían no eran suficientes para dejar constancia de su con toques de . Así que decidieron derrochar actitud y entrega, sin duda con éxito. A pesar de que la voz no se oía apenas (cuando hablaba el vocalista sí), los instrumentos sonaron bien, pero ni de lejos se acercaron a lo que pueden ofrecer con sus temas.

    Su actuación duró poco más de media hora, media hora que pasó rápida, sin mucha historia. Durante el poco rato que estuvieron sobre el escenario, dieron la sensación en todo momento de ser conscientes de lo deficiente que estaba siendo su actuación, y ofrecieron muy poco, demasiado poco. Tienen nuevo trabajo en el mercado desde el pasado agosto, y con la responsabilidad de abrir para Machine Head, es una pena que no pudieran lucirse, otra vez será.

    El setlist de Darkest Hour fue:

    Wasteland
    Rapture in Exile
    Savor the Kill
    Violent by Nature
    Anti-Axis
    Lost for Life
    The Sadist Nation
    With a Thousand Words to Say but One

    Tras una espera de más de 45 minutos, eterna y exasperante, los chelos y violines pre grabados anunciaron la salida a escena de las estrellas de la noche. Con el escenario repleto de insignias, con su símbolo por doquier, para dejarle bien claro a cierto grupito venido a más, que ese símbolo les pertenece, aunque algo excesivo, era el primer ingrediente de la cura de humildad que ofrecen Machine Head en directo. Varios estandartes al estilo romano con la fecha de 1192 (los fans lo entenderán) adornaban un escenario propio de grupo grande. “Now We Die” se ha convertido en cuestión de días en un perfecto arranque, y para mi sorpresa, el público ya entonó el estribillo. Estas cosas sólo pasan con los grupos grandes. Segunda muestra de que están en esa línea que separa a los grupos eternos de los pasajeros.

    Ese escenario ya se ha visto cuando han encabezado festivales como el Rock In Rio Lisboa, el Summer Breeze o el antiguo Metalcamp, con espacio, son capaces de lo que quieran. Sus discos son una obra de arte detrás de otra, aunque el último ha bajado un poco el listón, pero viniendo de “Unto the Locust”, mejorarlo era difícil. Después de repartir cera por doquier, cargando contra Black Veil Brides o Avenged Sevenfold, se han sacado de la manga un gran disco, “Bloodstone and Diamonds”, y era hora de ponerlo en carretera. Han anunciado recientemente que no harán festivales europeos este verano, aunque si les llega una suculenta oferta, seguro que los vemos en los principales carteles europeos, así que era una oportunidad imperdible de verles.

    La gente estaba ya emocionada con el arranque del grupo, un arranque espectacular, y con “Imperium” dejan bien claro que no son un grupo de un solo tema. Rob derrochaba contundencia, mientras el guitarrista no paraba de un lado a otro y el bajista se dedicaba a pasárselo bien, sonando todo el grupo muy conjuntado. Su sonido tiene marca propia, es más, es difícil decir “suenan a “, llevan perfeccionándolo desde los 90, y en directo son un auténtico crucero de destrucción masiva.



    “Beautiful Morning”, del fantástico “The Blackening” fue el siguiente clásico de la banda en caer, con la gente desgañitándose y entregada por completo, con circles pits y entonando cada himno de la banda. Sin tregua, ni tiempo para coger aire, era el turno de uno de los temas que más me gustan de la banda, “Locust”, esa metáfora hecha canción de la plaga que es la humanidad. La última vez que vinieron, en esa misma sala, hace ya tres años, sonaron horribles, pero esta vez no iba a ser igual, y el tema fue como tiene que ser en directo, un autentico bombazo. Están donde están por su arduo trabajo, por sus grandes composiciones y porque, como la metáfora del montañero, saben que escalar no te garantiza quedarte en la cima, que es un camino sin final, donde sólo la dedicación y la entrega les se llega arriba. Y de eso Rob sabe mucho.

    Tras este temazo, llegó la hora de ir años atrás, de viajar en el tiempo más de una década, de escuchar en directo “Ten Ton Hammer”, para así recibir el discurso de presentación del nuevo disco, y tocar en directo de manera magistral “Ghosts Will Haunt My Bones”, tema que tiene un aire a “Halo” que se ve a leguas. Sonó contundente en directo, y fue el momento elegido para un pequeño parón, para dirigirse al público y empapar a los asistentes retándoles a que la sala atronara. Acústica en mano, era la hora de “Darkness Within”, con el respetable cantando el tema entero, el grupo agradecido, y dedicado a su público, que es, a final de cuentas, a quien se deben.



    Se ausentaron unos segundos para que con “Declaration” llegara la segunda parte de su actuación. Tocaba presentar otro tema de su nuevo álbum “Killers and Kings”, el más accesible del mismo y el que más se acerca a esta nueva fase del sonido del grupo. Para el final del concierto quedaban cuatro auténticas obras de culto, que perduran impasibles en el tiempo. Esta vez no hubo tiempo para florituras con conatos de versiones, y con “Old” arrasaron, dejando su obra culmen para cerrar la noche, una “Halo” que dejó afónico a más de uno y que dio por terminada una noche que a base de sudor y buen hacer, bajó de golpe toda la polvareda levantada, polémicas aparte, con el sello de Machine Head grabado a fuego y guitarra en todos los que esa noche pudimos disfrutar de Machine Head en la capital, esperemos que la espera no sea tan larga para volverles a ver.

    El setlist de Machine Head fue:

    Now We Die
    Imperium
    Beautiful Mourning
    Locust
    Bite the Bullet
    Ten Ton Hammer
    Ghosts Will Haunt My Bones
    Darkness Within
    Bulldozer
    Killers & Kings
    Davidian
    Aesthetics of Hate
    Old
    Halo


    Crónica y fotos: yalinku@metaltrip.com
  • Crónica Cannibal Corpse + Revocation + Aeon (25.10.2014)

    2 Nov 2014, 21:50 by _kam1kaze_

    Sab 25 Oct – A Skeletal Domain Europe Tour 2014

    Crónica disponible en metalbizarre.com:

    Que los titanes del Cannibal Corpse vengan a España a presentar sus nuevos trabajos viene ya siendo tradición. Que además vengan acompañados de bandas de primer nivel (la última vez lo hicieron acompañados de Amon Amarth en 2012) como Aeon y Revocation es un lujo. Por eso nos presentamos en la céntrica sala Arena de Madrid para asistir a uno de los mejores festivales de de lo que va de año.



    Sábado veinticinco de Octubre de 2014, siete de la tarde, a mitad del clásico futbolístico nacional (felicidades a los blancos), y nos adentramos en las entrañas de la madrileña sala Arena. Puesto de merchandising a la entrada, y una pista a media capacidad para recibir con increíble puntualidad a los suecos Aeon. Con un nuevo guitarrista rítmico en sus filas, Aeon nos presentan siete cortes brutales escogidos de su discografía (cuatro impecables álbumes de estudio), de entre los que destacan la directa “Forgiveness Denied”, con la que abren el genial “Path of Fire”(2010), o la contundente “Aeons Black”, extraída de su disco homónimo y más reciente (2012). Lástima que fueran los encargados de abrir el evento, ya que pese a estar en magnífico estado de forma, el sonido no les hizo favor: las poderosas guitarras Schecter de siete cuerdas y la voz se comían a la base rítmica del conjunto, no había bajo ni batería. Su vocalista, Tommy Dahlström, hizo alarde de los diferentes registros que muestra en sus grabaciones, y su guitarra solista, Sebastian Nilsson, era capaz de introducir solos técnicos y melódicos entre los enrevesados riffs que no nos daban ni un respiro. Increíble labor la de su bajista y batería en lo visual, ya que lamentablemente, no pudimos escucharles como nos hubiera gustado. Grandes Aeon, una banda que dará mucha leña en el panorama extremo en el futuro.

    Poco más tarde de las ocho, los estadounidenses de Boston, Revocation, hicieron su entrada en el escenario. Con cinco álbumes a sus espaldas, el cuarteto ofreció un recital técnico y cañero, con un sonido mucho más definido y en el que tanto bajo como batería ya podían percibirse. Destacó su frontman, vocalista y guitarra, David Davidson, que se ganó al público (cada vez más abundante en la pista) a voz limpia: pura garra. Revocation fueron capaces de arrancar a la concurrencia madrileña los primeros pogos en los primeros temas. Y digo primeros porque su show fue un tanto ecléctico: nos ofrecían cortes rápidos y thrasheros, luego se atrevían con riffs técnicos y progresivos, y aterrizaban con pasajes más , alegres y festivos, que no acababan de cuajar en la noche pagana y sanguinolenta que nos prometía la entrada. Igualmente, los estadounidenses demostraron su técnica y buen hacer con un concierto redondo y directo que nos dejaba calentitos para el plato principal de la velada.

    Y a las nueve y media de la noche, las luces se apagan y suben al escenario los miembros de los esperados Cannibal Corpse: los fundadores Alex Webster al bajo y Paul Mazurkiewicz en una batería sin plataforma, a ras de escenario; Rob Barrett a la guitarra rítmica en el lado izquierdo del escenario, Pat O’Brien a la guitarra solista a la derecha; y finalmente el carismático George “Corpsegrinder” Fisher a la voz. Comienzan su descarga, para nuestra sorpresa, con tres clásicos de ‘The Bleeding’ (1994), disco referencia de su extensa y visceral obra. “Staring Through the Eyes of the Dead” nos sorprende y “Fucked With a Knife” nos deja con la boca abierta. El griterío me ensordece desde atrás mientras intento capturar algunas imágenes para adornar este texto, difícil labor debido a la escasa iluminación de la sala: rojos saturados que caen sobre la banda en penumbra. Señores técnicos de luces, la audiencia y los fotógrafos agradecerían un buen ejercicio de luces blancas. La música oscura no tiene por qué ir acompañada de oscuridad, no hagamos del escenario una caverna.

    El sonido, si bien alcanza su mejor proyección en la parte central de la sala y se difumina un poco en los laterales, es compacto y poderoso, más alto y más definido que con los teloneros, como cabía esperar. Continúan dejando caer otro clásico, “Stripped, Raped and Strangled”, en su más puro estado, en la que nos demuestran quiénes son y cómo lo hacen. Con ustedes, Cannibal Corpse. Fisher se impone con su voz, añadiendo ese toque desgarrado y sus agudos chillones a los temas originales grabados por Chris Barnes.

    Tras esta descarga inicial entramos en otro bloque. Esta vez toca presentar tres cortes afilados de su más reciente trabajo que nos vienen a presentar, ‘A Skeletal Domain’ (2014). Abren fase con la coreada “Kill or Become”, de la que acaban de estrenar videoclip, y cierran con la potente, disonante y a medio tiempo “Icepick Lobotomy”, el único corte del disco compuesto por Barrett, que ha dejado el grueso de las composiciones a Webster y O’Brien. Por cierto, tremendos y vertiginosos los solos de este último, aunque se quedaron cortos de volumen en la mezcla.

    Sin tregua para respirar, presentan dos brutales temas del anterior ‘Torture’ (2012), para dar paso a una maravillosa selección de violencia sonora extraída de sus más de veinticinco años sobre los escenarios. Y es que esto se nota. Cannibal Corpse no destaca por ser una banda rápida (que lo es), sino por la contundencia de sus riffs, por la pesadez de sus canciones. Esa gravedad, esa atmósfera oscura, claustrofóbica, intensa, que crea el quinteto de Buffalo, que con ese mosh hace las delicias de los amantes del género. Obligados. Imprescindibles.

    Ese cuello imponente de Fisher, sin parar de hacer headbanging, ese golpe de Ride característico de Mazurkiewicz, los riffs agresivos, enrevesados, y a la vez pegadizos de O’Brien y Barrett en la guitarra, y ese sonido metálico, casi distorsionado, de Webster, que ataca las cuerdas de su bajo con los dedos sin perder un ápice de pegada. Y esa es la fórmula, y ese es el espectáculo del en directo. Una lona enorme con un logo sangriento, un derroche de técnica y distorsión a un volumen atronador, cinco melenas sobre el escenario y una fiesta en la pista, sobre la que se congregan metaleros de distintos puntos de la geografía peninsular. Y la abarrotan.

    Los blastbeats de “Dormant Bodies Bursting” dan paso a la celebrada “Addicted to Vaginal Skin”, presentada como una canción de amor. Aún hay tiempo para disfrutar de la revisión de “A Skull Full of Maggots “, una joyita proveniente de su primer álbum de 1990, o “Make Them Suffer”, uno de los cortes más rápidos y caóticos de la noche que nos deja exhaustos. La locura vuelve a desatarse entre la multitud extasiada al recibir esas descargas plomizas provenientes de esa obra antológica del llamada ‘Tomb of the Mutilated’ (1992). Y van a caer más, como la rápida “I Cum Blood” y, sobre todo, la más celebrada de la velada, “Hammer Smashed Face”, con la que la multitud se vuelve absolutamente loca. La sala Arena retumbaba con los bombos atronadores, con los saltos y los gritos de los presentes, en una orgía de calor y frenesí. Pura destrucción en forma de riffs que te golpean la cabeza y no se marchan. Cierran con la poderosa “Devoured by Vermin”, con la que ponen el broche final a un recital de diecinueve canciones tocadas en algo más de setenta y cinco minutos de metralla sin pausa.

    Maravillosa velada, intensa, como no podía ser de otra manera. Gracias una vez más a Rock’N’Rock por traernos a estos señores que saben hacer tan bien lo que hacen. Ya sabíamos a lo que veníamos y no podíamos salir defraudados. Esos años sobre los escenarios se notan, por esa frescura, esa energía, esa garra, ese volumen, esa técnica, esa actitud que nos hace sentirnos como chavales. Y que vuelvan, que aquí estaremos.


    Crónica de Odigir Olaf de MariskalRock
  • Hadesband in iTunes

    28 Oct 2014, 00:39 by hadesband